Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
BLOG | CONSEJOS

Cómo elegir tus botas de esquí de travesía

Botas para esquí de travesía: ascenso-descenso. Foto: barrabes
Botas para esquí de travesía: ascenso-descenso. Foto: barrabes


ACTUALIZADO INVIERNO 2018- 2019



Una bota de Esquí de Montaña, Travesía, Esquí-Alpinismo tiene que cumplir varios requisitos:

  • Debe ser lo más ligera posible (para los ascensos)
  • Ser lo más similar en prestaciones a unas botas de alpino en los descensos
  • Poder desbloquearse para subir bien
  • Y además, intentar parecerse a una bota de alpinismo para aquellas ocasiones en las que toca quitarse las tablas y afrontar crestas, corredores, pendientes…

    • ¿Difícil? Por supuesto. ¿Imposible? Cada vez menos…

      Nos lo explica Javier Menchaka Gutiérrez "Chaka", miembro del Equipo Barrabes, Escuela de Esquí y Montaña

      Y recuerda: si necesitas asesoramiento, o resolver cualquier duda, en nuestras tiendas de Benasque, Barcelona, Jaca, Madrid, Zaragoza, o en el Call Center de nuestra web estaremos encantados de ayudarte.

      ¿Qué es una bota de Esquí de Montaña?


      Una bota de esquí de montaña es, básicamente, una bota de esquí alpino que ofrece la posibilidad de desbloquear la caña para facilitar la acción de caminar con los esquís paralelos.

      Suela de goma con tacón para poder ser usada como bota de montaña y, a veces, algo de curvatura (rocker) para facilitar el paso serían el resto de características diferenciales de una bota de esquí de montaña respecto a una bota de alpino.

      Por otro lado en nuestro artículo sobre Botas de Esquí Alpino damos todas las claves para acertar con tu talla, horma y tipo de bota; te hablábamos también sobre el flex y sobre la personalización de botines y carcasas.

      Si no tienes claro qué es eso del flex, ni tu talla Mondo Point, ni tu horma, ni lo que es la ISO 9523, ni cómo ni cuánto se puede personalizar una bota ¡también deberías tomarte un rato para leerlo!

      La mayoría de consejos que dábamos a la hora de escoger tu bota de alpino son aplicables aquí. Aunque claro está, con algunos pequeños grandes matices, importantísimos, que aprovechamos para aclararte.

      Barrabes
      Porteo con botas de travesía. Esta y otras situaciones mucho más técnicas afrontan los esquiadores-alpinistas

      Compatibilidad botas-fijaciones de esquí de montaña


      Las incompatibilidades entre botas y fijaciones de esquí de travesía son cada vez mayores. Las diferencias en longitud entre un modelo y otro de bota de esquí de montaña pueden ser importantes aún tratándose de la misma talla. En alpino esto no ocurre; 2 ó 3 mm de diferencia es lo máximo que vamos a encontrar entre una y otra bota ISO 5355 de la misma talla.

      Si a esto sumamos el escaso o nulo rango de ajuste de las taloneras de algunas fijaciones de esquí de montaña...,pues ya está el lío armado.

      Y tal es el lío actual que hemos tenido que escribir un artículo completo sobre este tema, que os recomendamos leer encarecidamente antes de tomar vuestra elección: si no lo hacéis, tenéis muchas posibilidades de acabar con un par de botas que no pueden ser usadas con vuestras fijaciones. Aquí lo tenéis: Compatibilidad entre botas y fijaciones de esquí de travesía: un pequeño mundo

      Y, por cierto, chequea también la compatibilidad de tus nuevas botas con los crampones que suelas utilizar.


      FACTORES FUNDAMENTALES EN LA ELECCIÓN DE UNA BOTA DE ESQUÍ DE TRAVESÍA


      El peso


      El peso -el de la bota, no el del esquiador- es uno de los factores más importantes a la hora de escoger una bota de esquí de montaña, algo que no ocurre con las botas de alpino. Es lógico, si tenemos en cuenta que además de descender, tenemos que ascender con ellas. Es el primer dato que casi todo el mundo busca en primer lugar. ¿Nuestro consejo? Una vez que sepamos el uso adecuado para nosotros (más esquí-alpinismo, más freeride, etc), buscaremos que la bota sea lo más ligera posible, sin llegar al extremo de la bota minimalista de competición.


      El paso


      Por “el paso” de una bota se suele conocer al compendio de dos parámetros: la amplitud del arco que la caña describe hacia adelante y hacia atrás cuando está desbloqueada y la cantidad de esfuerzo que requiere recorrerlo.

      Normalmente suelen ser inversamente proporcionales; las cañas con más recorrido son las que menos oposición presentan.

      Barrabes
      Bota Arc'teryx Procline. Mucho recorrido de caña

      Elección de talla y horma


      Nuevamente el consejo más honesto que te podemos dar es que te pongas en manos de un especialista. La bota de esquí de montaña no solo debe irnos bien para bajar. Ya se sabe que vamos a caminar mucho más tiempo del que vamos a esquiar y una bota que nos provoque rozaduras subiendo no va a ser buena compañera, baje cómo baje.

      Tómate tu tiempo con la elección de tu talla y escoge la horma que mejor se adapte a tu morfología.

      En nuestro artículo sobre botas de esquí alpino te explicábamos cómo averiguar tu talla MP (MondoPoint) y algunos aspectos a valorar a la hora de escoger una talla media o entera.

      Queremos hacer un par de puntualizaciones respecto a esto:

      • Normalmente las botas de esquí alpino comparten una carcasa entre dos tallas. Un 27 y un 27,5 llevan diferente cama plástica bajo el botín, diferente plantilla o diferente botín pero la carcasa es la misma.
        Por eso el medio numero de diferencia entre un 27,5 y un 28 se nota más que el que hay entre un 27,5 y un 27. Si erramos en medio punto, es fácil corregir si estamos hablando de la misma carcasa. Si hay salto de carcasa ya es más complicado.
        Pues ahora bien; algunas marcas y modelos de botas de esquí de montaña comparten carcasa al revés: El 27,5 comparte con el 28 en lugar del 27.
        Infórmate sobre esto a la hora de decidir tu talla. Ojo con los redondeos hacia arriba o hacia abajo cuando implican cambio de carcasa.

      • Un factor a tener en cuenta y que puede complicar un poco el asunto es la poca información sobre anchuras de horma que los fabricantes de botas de esquí de montaña suelen ofrecer.
        Al contrario de lo que ocurre con las botas de alpino,muchos fabricantes de botas de esquí de montaña no especifican la horma de sus botas. Curiosamente la mayoría de hormas “no especificadas” son algunas de las, a simple vista, más sospechosamente estrechas.
        Si has tenido problemas con botas demasiado estrechas anteriormente no lo dudes, déjate asesorar.

      • El índice de flexión o flex tampoco se especifica habitualmente. Otro gran inconveniente.

      Barrabes

      Categorías


      Nuevamente, al igual que pasaba con las fijaciones y las tablas de esquí de montaña, encontramos tres categorías:

      • Ligeras/competición
      • Polivalentes
      • Freeride

      Y de nuevo -no podía ser de otra manera- las fronteras entre categorías son difusas: los modernos métodos de construcción, los diseños minimalistas y materiales cómo la fibra de carbono han saltado desde la competición hasta la categoría polivalente e incluso el freeride.

      Cada vez son más los esquiadores que optan por botas por debajo de los 1,3 kg por pie para un uso todo terreno debido a que, en los últimos tiempos, materiales como el pebax, el grilamid y los composites han contribuido a que los pesos hayan disminuido drásticamente sin apenas haberse resentido la rigidez a la hora de bajar.

      ¿Cuáles elegir?


      ¿Nuestro primer consejo? Lo primero, repetimos lo antes dicho: una vez que sepamos el uso adecuado para nosotros (más esquí-alpinismo, más freeride, etc), buscaremos que la bota sea lo más ligera posible. ¿Nuestro segundo consejo? Si no sabes exactamente qué botas necesitas, casi con toda seguridad las polivalentes son las tuyas. A no ser que compitas a buen nivel, o seas un freerider puro y duro, hoy en día este tipo de botas son bastante técnicas y están bien aligeradas.

      Y es que la mayoría de las botas polivalentes actuales quedan englobadas en la categoría de ligeras: reducción de peso gracias a los nuevos diseños y materiales, que además, hace tiempo que ya no va asociada a reducción de prestaciones bajando. De hecho muchas botas por debajo del kilo son más bajadoras que algunos modelos casi el doble de pesados.

      Eso sí: cuidado con la ligereza extrema, porque esos gramos de algún sitio salen. La durabilidad, y ciertos aspectos relacionados con el confort (como las partes conformables de los botines), el aislamiento térmico y la estanqueidad suelen ser las víctimas que la báscula sacrifique en primer lugar. Las botas de competición son para eso: para competir.

      Así que, cada vez más esquiadores y “alpinistas sobre esquís” optan por este tipo de botas, con mucha más movilidad al ser desbloqueadas y mucho más ligeras.

      ¿Quién elegirá otro tipo de botas? Obviamente los dos extremos: los competidores buscarán la ligereza total, mientras que los más bajadores y menos todoterreno buscarán más prestaciones de descenso, en diferentes grados.

      A partir de los modelos más “bajadores” de la gama polivalente, encontramos botas de esquí de montaña que recuerdan a lo que las botas de esquí de montaña eran hasta hace unos años, antes de la revolución en diseño y materiales. Son muy recomendables para esquiadores a los que no les importe sacrificar un poco (o un poco bastante) de deportividad y ligereza con tal de tener una única bota para todo.

      Y ya entrando en el terreno de la predilección total por el descenso, ciertos modelos de freeride de hasta 130 de flex realmente son versiones aligeradas, desbloqueables y con suela de goma de una bota de esquí alpino de gama alta.

      Perfectas aliadas de los freeriders más agresivos en busca de líneas a gran velocidad y con “mucho aire”, o de aquellos esquiadores de pista que foquean de vez en cuando hacia el “más allá”.

      Pinchando aquí podréis acceder a
      toda la gama de botas de esquí de montaña en Barrabes


      Tienda web: www.barrabes.com
      Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

      Daniel Vega
      Descendiendo los tubos del Salterillo, Benasque. Foto: Daniel Vega

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
1 comentario

1. Tinukuloku - 18 Feb 2019, 18:12
No encuentro la bota adecuada a mi pie. Calzo un 45 de pie, en zapatillas de Montana me voy al 47 y en botas de travesía al último que es un 30. Tuve unas Scarpa Alíen y estaba muy a gusto con ellas, pero las rompía por un lado debido a la largura mismo del pie. Sinceramente las echo de menos, porque también me permitía escalar y pasar pasos comprometidos en ski. Posteriormente compre unas dinafit tlt 7 y las acabe vendiendo porque no me hacía a ellas, me parecían más toscas. Ahora tengo las atómic backland carbon, pero me hacen mucho dano por encima de los tobillos, son buenas para esquiar, pero no acabo de encontrar la comodidad que tenía con las alíen. Es difícil encontrar la bota adecuada y teniendo un pie largo más. Un saludo

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)