Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Portes Gratis
a partir de 49 €

Cómo elegir tus pies de gato para escalada en roca

Escalada clásica, deportiva, grado superior, iniciación, búlder, cordones, velcro, planos, curvos. ¿Dudas sobre cómo elegir tus pies da gato? En este artículo te ayudamos.

Pies de gato para escalada. Nuestros mejores aliados en la roca. Álvaro Lafuente en Indian Creek
Pies de gato para escalada. Nuestros mejores aliados en la roca. Álvaro Lafuente en Indian Creek

Pies de gato, ¿incómodos?

Los pies de gato para escalada son uno de los productos de más complicada elección dentro del material de montaña.

Encontrar el modelo que cubra nuestras necesidades exactas, según nuestro nivel y tipo de escalada, y que además nos ajuste al pie como debe, no es sencillo, especialmente para los escaladores que comienzan o aún no tienen la suficiente experiencia.

La elección no se basa únicamente en conocer las prestaciones y usos adecuados de cada modelo; hay un hándicap añadido: la incomodidad intrínseca de los pies de gato. No son zapatillas, y para los principiantes puede no ser sencillo diferenciar entre cierta incomodidad intrínseca (adecuada y soportable, sin daño) y la derivada de una mala elección de talla, horma o modelo (que puede hacernos daño).

De esta manera, tendremos que conocer:

  • Qué tipo de pie de gato necesitamos para nuestro grado, y tipo de escalada y roca.
  • Qué talla es la adecuada, y qué horma es la más apropiada para nuestros pies.

Combinando estos dos factores hallaremos aquellos que tengan el mejor equilibrio entre unas prestaciones adecuadas y una talla y horma que, por las molestias, no interfiera en nuestra escalada, sino que la beneficie.

La importancia de la correcta elección de la talla

La escalada tiene que intentar ser un juego de pies, basado en los apoyos y equilibrios y cambios de fuerzas que hacemos sobre ellos. Cuanto más empleemos los pies y el equilibrio, menos fuerza de brazos y dedos deberemos hacer.

Esto obliga a los pies de gato a ser ajustados. Tienen que ser una segunda piel que nos permita tener sensibilidad sobre la roca, apoyarnos sobre presas minúsculas, o no tan minúsculas, sin daño, y no pueden moverse en ningún momento. Por ello, una primera cosa que hay que tener clara es que los pies de gato no son cómodos como una zapatilla. Digamos que, al ponérnoslos, nuestros dedos deben ocupar completamente la zona frontal interior, normalmente un poco encogidos en forma de gancho.

Esto nos permitirá un juego de pies correcto, tanto en adherencia como en cualquier tipo de regleta, presa, agujero, etc.

Edu González en The Original Route, Red Rock. Foto: Álvaro Lafuente
La escalada, una cuestión de equilibrio. Edu González en The Original Route, Red Rock. Foto: Álvaro Lafuente

Tenemos que tener esto muy en cuenta. No elegiremos la talla como el que elige un calzado normal, con su pequeña zona vacía entre los dedos y la puntera, sino que debemos rellenarla.

Dicho esto, hay quien piensa que, puesto que los gatos no son cómodos de por si, cuanto más ajustados los llevemos, mejor aprovecharemos sus prestaciones. Y hay quien elige gatos más pequeños de lo que debería.

Es cierto que depende de cada cual. Pero si forzamos nuestra talla demasiado hasta el punto de que, a la hora de realizar un apoyo, sentimos dolor...este impedirá que apoyemos como debemos. En el momento en el que el ajuste de un pie de gato nos moleste como para que el apoyo pleno se vea perjudicado, nuestra talla es pequeña. Lo poco que ganamos en sensibilidad y agarre lo perderemos al perjudicar nuestro equilibrio y técnica de pies.

Los pies de gato deben ser ajustados. Pueden ser incómodos de por si. Pero no nos deben hacer daño. Si lo hacen, se modificará nuestro juego de pies, y el dolor nos impedirá disfrutar de la escalada.

Hay que tener en cuenta que, como vamos a explicar a continuación, hay pies de gato más o menos técnicos; cuanto más técnicos son, más incómodos, independientemente de la elección de la talla.

Álvaro Lafuente, escalada alpina en Perú
Álvaro Lafuente, escalada alpina en Perú

Unos consejos útiles a la hora de comprar

  • Los pies de gato -sean de piel, sean sintéticos- ceden en mayor o menor medida (los de piel ceden más que los sintéticos).
  • Por eso, para evitar pérdidas de ajuste posteriores, suele forzarse un poco la compresión de la talla. Es probable que al principio sean un poco más incómodos de lo debido, pero con el uso nos haremos a ellos.
  • Debido a su gran ajuste, la talla de los pies de gato es especialmente sensible al cambio de volumen e hinchazón que los pies sufren por actividad, etc. Como durante la escalada los pies no estarán en descanso, se recomienda seguir el clásico consejo de comprarlos – o medir nuestros pies- tras una caminata, a final de día, etc.
  • Tipos de pies de gato

    Hay diferentes tipos de pies de gato. Iniciación, clásica, deportiva de dificultad, búlder, etc. Quitando los extremos, muchos son muy polivalentes.

    Vamos a clasificarlos de 4 formas diferentes, interrelacionadas entre sí. Posteriormente las explicaremos. En realidad, la división real es la primera que mostramos (tipología); las otras dos (sistema de cierre y material), como vamos a ver, se refieren a características que pueden ser comunes a cualquier tipología.

    • 1. Según su tipología (forma, rigidez y suela). Nos indicará para qué tipo de escalada y escalador sirve cada uno.
    • 2. Según su sistema de cierre (cualquier gato de las clasificaciones del apartado anterior puede tener un cierre de uno u otro tipo, con sus ventajas e inconvenientes).
    • 3. Según el material de construcción (Idem. También cualquier pie de gato de las clasificaciones indicadas en tipología puede ser de piel o material sintético, con sus ventajas e inconvenientes).
    • 4. Pies de gato para hombre y para mujer.

    1. Pies de gato según su tipología

    a) SEGÚN SU FORMA

    Hay de dos tipos. Pero la frontera entre ellos es algo difusa; normalmente, hoy en día, casi todos los gatos, excepto los mas clásicos, tienen una ligera asimetría, y entre los asimétricos los hay mas o menos radicales.

    Pies de gato simétricos, o para escalada clásica

    Su horma es recta, similar a la del calzado convencional. Son más cómodos, así que están destinados a la escalada clásica de vías multi-largo, o a rutas de baja y media graduación de deportiva (hasta 6b, quizás 6c, la mayoría de modelos funcionarán bien).

    No es en absoluto una mala idea que aquellos y aquellas que comienzan en esto de la escalada se compren este tipo de gatos.

    Al contrario: es recomendable. Para el grado que podrán escalar, es suficiente, y les permitirá iniciarse en este apasionante deporte con comodidad. Además, en los últimos tiempos han salido modelos que, dentro de una horma clásica, incorporan más tecnicidad, en curvatura de suela, ligera asimetría, etc. Son una elección muy buena para el escalador-escaladora medio.

    Su forma penaliza el apoyo en micro-presas, regletas muy pequeñas, agujeros, etc...pero en la mayoría de vías de clásica, o de deportiva de iniciación y nivel medio (que ya es nivel...), no será necesaria tanta precisión. Su horma es mas relajada; el tipo de escalada también. En invierno en la montaña son los mas recomendables; su menor ajuste puede permitirnos llevarlos con calcetines.

    Scarpa Origin, pie de gato simétrico

    Pies de gato asimétricos

    La suela y horma tienen, prácticamente, la forma exagerada del pie, con una puntera que “envía” el peso a la zona del dedo gordo. De esta manera, al concentrar el apoyo en un solo punto, se consigue que funcionen especialmente bien en presas mínimas, agujeros e irregularidades de la roca, etc.

    Como es fácil de imaginar, son más incómodos que los de horma simétrica, pero fundamentales para afrontar retos de grado superior. Ya hemos dicho que incomodidad no quiere decir dolor ni molestia, especialmente después de haberlos hecho a nuestro pie con el uso. No se trata de que nos haga daño, sino de que su forma no es tan cómoda como otro tipo de calzado. Si nos hace mucho daño, nos va a perjudicar, y quizás el modelo no sea el mas adecuado para nosotros, o no llevamos la talla correcta.

    Puede decirse que la mayoría de pies de gato que se emplean en escalada deportiva, en mayor o menor medida, tienen bastante acentuada la forma asimétrica del pie. Como decíamos en los clásicos, hay bastantes modelos fronterizos y mas polivalentes.

    Su ajuste es mayor. No sólo por la horma en sí; para que funcionen realmente bien durante la escalada, deberemos comprar la talla adecuada para exprimir sus prestaciones.

    Boreal Dharma W, pie de gato asimétrico para mujer

    b) SEGÚN SU RIGIDEZ

    A veces nos costará saber, a no ser que tengamos muchos para comparar, si un pie de gato es mas o menos rígido. Puesto que la rigidez, como explicaremos, además de con una mediasuela menos flexible, se consigue con mayor grosor de suela, comprobar los milímetros de grosor de la suela es un buen punto de partida para diferenciarlos.

    Pies de gato duros (o rígidos)

    Tienen una cierta rigidez, mayor o menor según los modelos, pero mantienen una buena flexibilidad. La rigidez la suele dar un mayor grosor de suela, a partir de 4mm, con el aporte de la mediasuela (si esta es mas rígida o gruesa, los gatos pueden ser rígidos con 3.5mm de suela). También influye el tipo de goma: las gomas más blandas adhieren mejor, mientras que las que son más duras dan mayor apoyo en cantos, regletas, etc.

    Como decimos, las suelas más rígidas dan mayor apoyo y favorecen el canteo y el apoyo en regletas a costa de pérdida de sensibilidad y algo de adherencia. Son versátiles, y funcionan especialmente bien para escalada en placa y vertical. La rigidez nos ayuda a sostenernos y realizaremos los canteos con más facilidad.

    Como es fácil suponer, son los mas adecuados para todo público. Los pies de gato mas blandos, como veremos ahora, son especialmente recomendables para grados muy altos y extraplomos.

    Manu Córdova
    Un pie de gato rígido nos permite asentarnos sobre presas minúsculas en placa

    Pies de gato blandos

    La suela está por debajo de 4mm. En algunos modelos nuevos para búlder y grado extremo es inferior a los 3mm.

    Permiten una mayor sensibilidad. Nacieron para el búlder, pero también se usan para deportiva de grado alto, extraplomos.

    En este tipo de escalada, sobre todo en extraplomos, el peso del cuerpo no recae de forma tan acusada sobre los pies, que tienen que tener más capacidad de diferentes movimientos, y que en muchas ocasiones se emplean casi como segundas manos. Son como unos guantes que permiten gran sensibilidad y movimientos naturales.

    Manu Córdova
    Los pies como segundas manos

    c) SEGÚN LA CURVATURA DE LA SUELA

    Suelas planas

    Hasta hace unos años, la mayoría de las suelas eran planas. Con una ligera curvatura, como cualquier calzado, que en la mayoría de las ocasiones era a favor de pie (es decir, hacia arriba).

    En los últimos tiempos muchos pies de gato “planos” tienen tendencia a que su suela curve hacia abajo, pero nunca de forma exagerada. Esto permite aprovechar mejor las pequeñas presas, agujeros, etc.

    Los pies de gato planos son los más empleados, independientemente de que sean duros, blandos, simétricos, asimétricos, etc. Sobre todo si hablamos de iniciación y grado medio-alto.

    Mad Rock Drifter, pies de gato con suela plana

    Suelas con curvatura hacia abajo

    Nacieron para el búlder y el grado muy alto. Son más incómodos, pero en vías de bloque, muy rápidas, en las que en breves minutos podemos descalzarnos, esto no importaba. En un principio la mayoría eran de suela blanda; ahora hay de todo tipo.

    Forman un gancho hacia abajo que puede ser bastante importante. Esto permite a los escaladores que los emplean apurar al máximo las posibilidades de tracción sobre mínimos agujeros, etc, al llevar toda la fuerza y peso del cuerpo a los dedos del pie en vertical, de forma similar a una bailarina de ballet. Pero sobre todo, son fundamentales en extraplomos, por su forma de gancho.

    Tenaya Oasi, pie de gato con curvatura hacia abajo

    Scarpa Vapor V, pies de gato curvos para escalada deportiva

    La Sportiva Miura, gran clásico para dificultad.

    2. Pies de gato según su sistema de cierre

    El tipo de cierre es más importante de lo que parece.

    Pies de gato con cierre de velcro

    Ajustan algo peor, aunque no mucho. En realidad, la diferencia de ajuste la notan sobre todo aquellos que tienen pies, digamos, “raros”. Los cordones les dan más posibilidad de personalización de ajuste por zonas. La mayoría de personas no notarán esa pérdida de ajuste.

    Las ventajas son varias. En un calzado tan ajustado como los pies de gato, la hinchazón natural de los pies durante la actividad y a lo largo del día puede hacer que, en una vía de varios largos, tengamos que modificar el ajuste de los pies de gato durante la escalada; en este caso, los velcros nos ayudarán.

    Otra ventaja, sobre todo cuando hablamos de gatos muy ajustados de alto nivel: los velcros permiten con un simple gesto de la mano a quienes emplean estos pies de gato “liberar” de forma rápida sus pies en reuniones, en los tiempos entre pegues a pie de vía, etc. En gatos muy técnicos y ajustados, es un alivio.

    Un escalador avanzado que esté probando una vía de deportiva, o sobre todo un escalador de bloque, puede tener que realizar este gesto muchas veces al día, por lo que sería muy poco práctico llevar cordones. Sobre todo cuando tiene que liberar el pie en reuniones en pared, que pueden ser en sitios complicados.

    Los emplean todo tipo de escaladores. Si ajustan bien a tu tipo de pie, son mucho más cómodos de poner y quitar en cualquier momento. Para el nivel general, la diferencia de ajuste en unos pies normales es tan pequeña que pesa menos en la balanza que la practicidad de los velcros.

    Scarpa Vapor Women, pies de gato con cierre de velcro para mujer

    Pies de gato con cierre de cordones

    Ajustan mejor, sobre todo, como decimos, para aquellas personas que tengan los pies algo raros. No suponen ningún problema para quienes no fuerzan al máximo la talla, y no se ven obligados a soltárselos tan a menudo. Si hay que estar soltándolos y poniéndolos constantemente, pueden ser poco prácticos.

    Boreal Lynx, pie de gato para hombre con sistema de cierre de cordones
    Boreal Lynx, pie de gato para hombre con sistema de cierre de cordones

    Pies de gato tipo bailarina

    Aunque su uso ha decrecido (mucho) desde la aparición de los pies de gato de velcro, más polivalentes, las bailarinas siguen empleándose en gimnasio y rocódromo.

    El fundamento es el mismo que los pies de gato de velcro: se busca una rapidez, comodidad y practicidad a la hora de ponérnoslos y quitárnoslos, en situaciones en las que este gesto tiene que ser repetido muchas veces.

    Las bailarinas, que carecen de cierre y emplean una goma en el empeine para conseguir el ajuste, son incluso más rápidas de quitar y poner que los gatos de velcro. Pero realmente estos han ganado el terreno a este tipo de gatos.

    Boreal Ninja, pies de gato bailarina

    3. Pies de gato según el material empleado para su construcción

    Y finalmente, también podemos hacer dos divisiones en los pies de gato según el material empleado para su construcción.

    Pies de gato de piel

    La piel sigue empleándose mucho. Tiene una característica que, simultáneamente, puede ser una ventaja o un inconveniente: cede más que los materiales sintéticos, lo que puede ser un inconveniente si perdemos ajuste, pero también puede ser una ventaja, porque en muchos casos supone que el gato se adaptará con el tiempo mejor a nuestro pie.

    Normalmente, los pies de gato los empleamos sin calcetines. Y para muchos es más agradable el tacto del serraje que el de un material sintético, sobre todo si consideramos que nuestro pie tiene que estar horas en contacto con el material.

    Red Chili Fusion VCR. Pie de gato fabricado con parte superior de piel

    Pies de gato de materiales sintéticos

    Ceden menos, lo cual es perfecto si al comprarlos nos ajustan muy bien, pero sufren un efecto secundario: la mayoría de productos sintéticos provocan una sudoración mayor que los naturales...además de un olor que puede llegar a ser algo fuerte según las personas.

    Es verdad que hoy en día las marcas han trabajado sobre esto, y los nuevos materiales han solucionado bastante este problema, que además se compensa con la ventaja de que son totalmente lavables.

    Y además, hay que añadir que en estos momentos algunos de estos materiales entran dentro de la familia de la microfibra; material sintético, pero cercano al textil, de muy buen rendimientoy que evita algunos de lo sproblemas de sus predecesores.

    Tenaya tatanka, pies de gato en microfibra

    4. Pies de gato para hombre y para mujer

    Puesto que tienen que ajustar como un guante y, en general, los pies de las mujeres son mas estrechos en el tobillo, con un arco algo elevado, y algo mas anchos en la zona de los dedos en proporción, la mayoría de modelos tienen versión para hombre y versión para mujer.

    Lo que ocurre que, hablando de pies, cada persona es un mundo. Y, tallaje mas pequeño por parte de los fabricantes aparte, hay mujeres que se sienten mas cómodas con los de hombre...y algunos hombres, si encuentran su talla, con los de mujer. Aunque es cierto que, la gran mayoría, preferirán los específicos para su sexo.

    Digamos que están hecho para el modelo medio, y la mayoría de mujeres y de hombres se encontrarán mas a gusto con los modelos de mujer y de hombre, pero no todas y todos.

    En caso de duda, por supuesto, pide los correspondientes a tu sexo.

    Como este tema es mas complejo que lo que acabamos de explicar, quien lo desee puede ampliar información en el artículo Todo el material técnico de montaña para mujer: diferencias y ventajas , en el que analizamos éste y otros casos.

    Five.ten Asymmetrical shoes W, pies de gato en modelo para mujer

    Pero entonces, ¿cuál elijo?

    Como norma general: si no necesitas un pie de gato especial para alto grado, o para algo muy concreto, elige siempre un pie de gato plano o con poca curvatura hacia abajo, rígido, y polivalente (mas simétrico para iniciación y vías largas, mas asimétrico para deportiva).

    Si tienes otras necesidades (porque haces búlder de nivel, grado muy alto, extraplomo, etc) irás necesitando otros gatos.

    Sobre el sistema de cierre y el material de construcción, ¡es tu elección! Unos pies de gato con velcros y de piel son una apuesta segura todoterreno. Pero depende de ti: ya has leído los pros y los contras de cada uno.

    Tienda web: www.barrabes.com
    Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.