Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 39 €
Todas nuestras tiendas están abiertas en su horario habitual, sin cita previa. Consúltalo aquí

Nivología: los Mapas ATES y el evaluador de peligro de avalanchas

Complemento fundamental del Boletín de Peligro de Aludes

Avalanchas en el macizo del Aneto. Foto: Barrabes
Avalanchas en el macizo del Aneto. Foto: Barrabes

Seguimos con la serie de artículos dedicados a la nivología.

En los dos primeros, de la mano de José Antonio Canela, -técnico especialista nivel 2 en nieve y avalanchas por la Canadian Avalanche Association (CAA) e instructor-proveedor de cursos de rescate (CRS) y Seguridad en terreno de Aludes (AST1) por Avalanche Canada, (www.aboutsnow.org, @tatocanela), aprendimos por qué es tan importante y necesario formarse en nivología y cómo hacerlo, y qué es y cómo interpretar el Boletín de Peligro de Aludes, BPA, un gran desconocido que, incluso cuando se consulta, suele ser de manera parcial, ignorando su verdadero potencial informativo.

Hoy llega el turno de los mapas ATES, que nos indican la Escala de Clasificación del Terreno según la exposición a las avalanchas clasificándolo en 3 categorías. de aludes.

Cárteles con la Escala ATES disponibles en las entradas de las zonas de montaña cartografiadas.
Cárteles con la Escala ATES disponibles en las entradas de las zonas de montaña cartografiadas.

Estos mapas funcionan en combinación con el Boletín de Peligro de Aludes (y, por supuesto, con nuestros conocimientos y experiencia; la información no sirve para nada si no estamos preparados para gestionarla) y, como veremos, por medio de la herramienta Avaluator 2.0 (planificador de ruta y evaluador de laderas), nos ofrecen una visión general y objetiva excelente sobre las condiciones del terreno y el peligro de aludes para nuestra ruta, fundamental para ayudarnos a gestionar el riesgo durante la actividad invernal y conocer dónde debemos tener los puntos críticos para la toma de decisiones.

El objetivo principal es ayudar a todas las personas a tener una imagen objetiva general del terreno al que queremos ir (sea conocido o desconocido), considerando todos los parámetros relacionados con el terreno que influyen en el peligro de avalanchas.

ES MUY IMPORTANTE DESTACAR QUE ATES NO ES UNA HERRAMIENTA DE NAVEGACIÓN, Y NO DEBE SER UTILIZADA PARA ESE FIN. Unicamente nos informa del elemento fijo que nunca varía (el terreno), pero no del resto de parámetros puntuales. No puede emplearse para, sin más información y conocimientos, navegarlo por las zonas menos expuestas.

Advertencia importante

En estos artículos sobre nivología (BPA, Mapas ATES, Avaluator 2.0) estamos mostrando una visión general de la gestión del riesgo por avalanchas a través de sus herramientas. Por comparar, si esto fuera un curso de carpintería, estaríamos explicando todas las herramientas disponibles, no enseñando a usarlas. El uso y la experiencia lo da la adecuada formación sobre el terreno con profesionales capacitados y homologados.

Además del interés propio del conocimiento, se buscan tres cosas:

  • Que quienes los lean entiendan lo importante de la nivología
  • Que les nazca el interés y la curiosidad por tan apasionante (y necesaria) faceta técnica de la montaña
  • Y, sobre todo, que al conocer estas herramientas, se entienda que no pueden emplearse a la ligera, como a veces suele hacerse. Que todo el mundo tenga claro para qué sirven, y para qué no. Es decir, para que no ocurra eso tan común de "peligro 2 de avalanchas, voy por terreno seguro, y ya está, no necesito nada más".

¿Qué es un mapa ATES?

La Clasificación del Terreno de Aludes o ATES (Avalanche Terrain Exposure Scale en inglés) es una escala que inventaron los canadienses de Parks Canada en 2004, con la que clasifican la mayor parte de sus itinerarios más frecuentados en tres categorías del terreno según su complejidad y grado de exposición a los aludes.

La ATES se utiliza en Canadá desde 2004 y se ha ido extendiendo a otros lugares como EE.UU y Nueva Zelanda y Europa. En los Pirineos, el ATES se ha implementado en la Val d’Arán, como impulsores nacionales, Astún-Candanchú, P.N. Posets-Maladeta, Zona Panticosa-Bachimaña, Valle del Aragón, Infiernos, Tavascan, Boí-Taüll y Andorra.

El resultado se plasma en mapas cartográficos específicos de una escala entre 1:10.000 y 1:25.000 en los que, por medio de un sistema de colores, se marca la exposición a las avalanchas en cada zona de la montaña.

En estos mapas podemos encontrar, además de los 3 niveles clasificados, las trayectorias principales de aludes que son habituales, y un itinerario sugerido (y que en NINGUNO de los casos debemos seguir al dedillo, sino que debemos ser nosotros mismos quienes tracemos nuestro itinerario lo más seguro y menos expuesto posible).

También encontraremos consejos en los puntos de toma de decisiones que aparecen en el mapa, y por último veremos como en bastantes ocasiones los límites entre las diferentes categorías están solapadas, conocidas como zonas de transición. Son zonas que normalmente tendrán entre 15 y 20 metros de ancho.

Los polígonos resultantes de las diferentes categorías del terreno (simple, exigente y complejo) son enteramente basados en el terreno e independientes de las rutas específicas.

A diferencia del BPA, no mide el grado de peligro concreto en un momento determinado según las condiciones diarias (problemas de avalanchas, orientaciones y altitudes de los problemas, tamaño esperado de los aludes y su probabilidad a suceder, etc. tal y como podemos ver en el artículo Nivología II: el BPA), sino el riesgo intrínseco en cada ladera y zona de la montaña según su orografía y características: pendiente, forma del terreno, orientación, rugosidad, trampas del terreno, entre otros parámetros.

Es decir, el terreno es un vértice del triángulo de los aludes que, a diferencia de las condiciones del manto nivoso, la meteorología, el grupo, etc, no varía

riángulo de las avalanchas. Fuente: Avalanche Canada. Foto: Wren McElroy
riángulo de las avalanchas. Fuente: Avalanche Canada. Foto: Wren McElroy

Combinando el BPA (peligro regional) y el ATES (riesgo intrínseco del terreno), por medio de las herramientas que nos trae el Avaluator 2.0 (planificador de la ruta y evaluador de ladera), se pueden preparar con mayor conocimiento del terreno, y por tanto con mayor seguridad, las rutas invernales por terreno nevado.

Se deberá elegir qué ruta es la que mejor se adapta a nuestros conocimientos y experiencia según el terreno al que queremos ir y el grado de peligro obtenido mediante el BPA, y a la propia experiencia y la del grupo en montaña invernal.

Mapa ATES de los macizos Maladeta-Aneto. Foto: Montañas Seguras
Mapa ATES de los macizos Maladeta-Aneto. Foto: Montañas Seguras

¿Cuándo nació la cartografía ATES?

La idea de este tipo de cartografía nació en 2003, cuando una avalancha se llevó en Canadá a un grupo de 17 jóvenes que realizaban un recorrido con raquetas por la nieve en el Parque Nacional de Glacier con un balance final de 7 fallecidos.

El terreno por el que transitaban era simple, en el fondo del valle, pero era zona de llegada de numerosos aludes de tamaño grande y muy grandeque podían producir un alud de tamaño grande que los arrastrara y sepultara, como así sucedió.

Al año siguiente, en 2004, Parks Canada lanzó un Modelo de Comunicación enfocado a todos los públicos, y en 2006 sacaron un Modelo Técnico más enfocado a los técnicos especialistas en nieve y avalanchas, en donde se incluía la misma información que en el público, pero con considerable mucho más detalle. El objetivo era ayudar a los profesionales a clasificar el terreno de avalanchas.

El Programa de Entrenamiento Industrial (ITP) de la Asociación Canadiense de Avalanchas (Canadian Avalanche Association) adoptó el modelo ATES en 2005 y desde entonces es utilizado en su formación profesional como marco estándar. Además, también es utilizado en todos los cursos de Avalanche Canada (AST1 y AST2, MAT) que se ofrecen tanto internacionalmente como en España.

Inicialmente, las categorías ATES fueron dadas textualmente y para rutas específicas, es decir, de un punto A a B. Desde 2009, las categorías ATES han sido relacionadas y han tomado ventaja con respecto a las aplicaciones de los sistemas GIS o SIG para las zonificaciones de la montaña. Tiene sus limitaciones, pero se ha convertido en el nuevo estándar internacional para la clasificación ATES.

Aun siendo experto, es mucho más sencillo evaluar el riesgo de avalancha del terreno por el que cruzamos que la posibilidad de ser alcanzados por un desprendimiento que provenga de una zona superior, incluso 1000m por encima de nuestras cabezas, sobre todo cuando el mal tiempo nos impide la visibilidad de la misma. Este tipo de cartografía nos lo indica.

Limitaciones:

  • No es una cartografía navegable que nos indique nuestra ruta.
  • No nos indica por sí sola cual es el riesgo de aludes o la seguridad de la ruta.
  • No es una base cartográfica para usar con un navegador.
  • No están representados absolutamente todos los elementos y características del terreno, por cuestiones de escala.
  • No están representadas zonas pequeñas que pueden ser problemáticas en la circulación y exposición de aludes, por cuestiones de escala.
  • No dice donde hay aludes y donde no.
  • No dice cuando hay aludes y cuando no.

Ventajas:

  • Nos da la información necesaria para que, junto al BPA, podamos con nuestros adecuados conocimientos sobre nivología elegir nuestra ruta, y discernir dónde y cuándo hay aludes.

¿Cómo se clasifica el terreno en una escala ATES?

¿Cómo se clasifica el terreno en una escala ATES? ATES clasifica el terreno en tres categorías, según su grado de exposición a los aludes: simple, exigente o complejo.

La información se presenta en mapas, en formato imagen y vectorial, para su consulta y descarga y, muy importante, repetiemos, ATES es una herramienta de planificación, no de navegación. No utilices el KMZ de ATES para navegar sobre el terreno.

  • Clase 1 – Terreno Simple (verde): Exposición a pendientes poco empinadas y terreno forestal. Algunos claros en el bosque pueden implicar zonas de llegada de aludes poco frecuentes. Muchas opciones para reducir o eliminar la exposición. Es un terreno perfecto para los que se inician en la montaña invernal y para los días en los que el peligro de aludes es alto. Además, también se pueden producir avalanchas en este tipo de terreno cuando la inestabilidad del manto es elevada.
  • Clase 2 – Terreno Exigente (azul): Exposición a zonas de trayecto de aludes bien definidos, a zonas de salida o trampas. Hay opciones para reducir o eliminar la exposición escogiendo las rutas con cuidado. En este tipo de terreno es necesario saber reconocer y evitar el terreno de avalanchas mientras circulamos por él. Debemos saber interpretar muy bien el BPA, tener formación tanto en rescate de avalanchas y primeros auxilios, en los fundamentos de las avalanchas, en la gestión del grupo y tener buenos hábitos de circulación a la hora de trazar nuestra ruta.
  • Clase 3 – Terreno Complejo (rojo): Exposición a zonas de trayecto de aludes múltiples y superpuestas o grandes extensiones de terreno abierto y pendiente. Zonas de inicio de aludes múltiples y con trampas abajo. Mínimas opciones de reducir la exposición. En este tipo de terreno se hace obligatorio tener mucha formación y experiencia en la toma de decisiones, en la planificación de la ruta, ya que no hay opciones de trazar seguro por la alta exposición a la avalanchas y el tipo de terreno que es.

Terreno simple en el Valle de Valberdera, Benasque. Fuente: José Antonio Canela
Terreno simple en el Valle de Valberdera, Benasque. Fuente: José Antonio Canela

Avaluator 2.0. El planificador de ruta

El BPA y la cartografía ATES confluyen en el Avaluator 2.0 “Planificador de Ruta”, que es una herramienta complementaria a la Escala de Clasificación de Terreno de Aludes o herramienta ATES y que debe utilizarse durante la planificación de la salida. Siempre, puesto que el Boletín de Peligro de Aludes varía en cada momento, el mismo día de la misma.

Avaluator 2.0. Fuente, Avalanche Canada, traducción ACNA
Avaluator 2.0. Fuente, Avalanche Canada, traducción ACNA

Esta herramienta utiliza una escala de colores (rojo, amarillo y verde) donde indica qué formación, conocimientos y experiencia necesitamos para realizar las actividades en una condiciones seguras. En las zonas de transición entre los diferentes niveles de color, cada uno debe escoger qué nivel de riesgo quiere asumir. Por tanto, el Avaluator da unas recomendaciones según la zona escogida:

La finalidad del Avaluator 2.0 es definir el grado de peligro asumido por el montañero en las actividades que se propone hacer, combinando los factores BPA y ATES según el terreno al que pretende ir.

Insistimos en que no es una herramienta de predicción en dónde se nos advierta de dónde y cuándo puede haber avalanchas (eso lo decidieremos nosotros, si nos hemos formado y tenemos los conocimientos adecuados), ni tampoco un navegador que nos indique por donde subir o bajar. Se trata de una herramienta que quiere ayudarnos a decidir si estamos en una zona de confort para nostoros, es decir, en la que nos encontremos cómodos gestionando ese riesgo, o bien si estamos asumiendo más riesgos de los que debiéramos para nuestro nivel de conocimientos. En ese caso, lo que debemos hacer es bajar un nivel. Y si no estamos seguros, volver y formarnos.

Para ello, tenemos que comprobar el cuadro del Evaluador. Según éste cuadro, la confluencia de BPA y ATES estará en alguna de estas tres zonas:

  • PRECAUCIÓN – zona verde del evaluador:Condiciones en la zona verde son adecuadas para circular por terreno de aludes, con una correcta gestión del riesgo, y los accidentes son generalmente infrecuentes. Pero siempre teniendo claro que el peligro cero no existe en esa situación, y debemos saber gestionarlo.

    Hay que tener precaución, saber reconocer el peligro y tener las habilidades de circulación con seguridad y de rescate. En esta situación, incluso en días de grado de peligro BPA 4-Fuerte, es posible encontrar terreno seguro donde hacer actividad, típicamente terreno simple, de pendiente poco pronunciada y no conectado directamente a vertientes inclinadas.
  • PRECAUCIÓN EXTRA – zona amarilla del evaluador: precaución extra en la zona de color amarillo. Las avalanchas son posibles por causas humanas o naturales, y los accidentes son frecuentes. Se requiere un nivel avanzado de comprensión del peligro de aludes existente.
  • NO SE RECOMIENDA – zona roja del evaluador: no se recomienda circular por la montaña en la zona de color rojo sin conocimientos de nivel profesional o experto en nieve y aludes. Condiciones preparadas para que haya accidentes por aludes.

Mapas ATES España y Andorra

De momento solo podremos encontrar y descargar mapas ATES de la zona pirenaica

Valle de Arán: lauegi.conselharan.org/ates

Tavascán; www.tavascan.net/es/la-pleta/alta-muntanya/itineraris-hivernals/

Andorra; www.allaus.ad

Posets: montanasegura.com/cartografia-ates-en-el-macizo-de-posets/

Aneto: montanasegura.com/cartografia-ates-en-el-macizo-del-aneto/

Respomuso-Panticosa (Infiernos): montanasegura.com/cartografia-ates-en-el-macizo-de-infiernos/

Bisaurín-Valle Aragon-Cirque d’Aneou-Portalet, (disponible en breve): ates.pirineos-pyrenees.eu/

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

¿Necesitas ayuda?


(Horario: L a V de 9h a 19h. y S de 9h a 14h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Pagos online segurosPagos online seguros
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
Partner www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo