Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Portes Gratis
a partir de 49 €

Ternua: nuevos proyectos sostenibles

Ya desde su fundación, Ternua se ha caracterizado por una gestión medioambiental exquisita y por mejorar sus tecnologías año tras año teniendo siempre el objetivo de la sostenibilidad. En los últimos años han demostrado estar un paso por delante con proyectos de recogida y reciclaje de basura marina y redes de pesca, incorporando próximamente otras tecnologías de aislamiento y tintado también respetuosos con el medio ambiente.
Ternua
Ternua, tecnicidad y sostenibilidad

En 1994, un grupo de apasionados de la montaña decide comenzar a comercializar material de montaña con las premisas de tecnicidad en el equipamiento y sostenibilidad con el medio ambiente. Como una especie de acto fundacional, adoptan cuatro ballenas a través de la asociación WDC (Whale and Dolphin Conservation, Conservación de la ballena y el delfín).

El hecho de adoptar cuatro ballenas tiene que ver con la inspiración que llevó a elegir el nombre de la marca. Ternua, el nombre en euskera de la isla canadiense de Terranova, era el lugar al que iban los balleneros vascos a realizar sus capturas. El Atlántico norte, con unas condiciones climáticas durísimas, representaba para esos balleneros el lugar donde era necesario el esfuerzo colectivo en la vivencia con la naturaleza; esos valores, son los que inspiraron la fundación de marca y la elección del nombre para la misma.

Y hoy en día, al igual que hace casi 30 años, los valores siguen siendo los mismos: tecnicidad y sostenibilidad como guías para la consecución de objetivos. Los avances tecnológicos de los últimos años permiten explorar otros campos que hasta ahora se habían desechado para la construcción y confección de material de montaña, con el resultado de poder fabricar equipamiento técnico de un modo respetuoso con el medio ambiente en varias esferas.

Ya hablamos en su día sobre la sostenibilidad en material de montaña. Actualmente, el cuidado del medio ambiente se sostiene sobre dos pilares: la búsqueda de materias primas alternativas al petróleo y el reciclaje de materiales. Este segundo pilar, el del reciclaje, ofrece varias ventajas: por un lado, minimiza el consumo de petróleo y sus consecuencias en contaminación por extracción, transporte y tratamiento; por otro lado, evita la acumulación de residuos en vertederos cuando los materiales originales han llegado al final de su vida útil y, por último, limpia los espacios naturales cuando, como en el caso de Ternua, van a buscar el material para reciclar allá donde ha sido abandonado.

Seacycle

No creemos, lamentablemente, que te descubramos nada nuevo cuando te digamos que los océanos están repletos de basuras. La ubicación de factorías en las costas o la contaminación de todo tipo que es arrastrada por los ríos, genera una cantidad inasumible de residuos en nuestras masas de agua que deviene en otros problemas como la proliferación de microplásticos en el pescado que consumimos.

La manera obvia de evitar que esos plásticos terminen en el océano es la de la concienciación social, tratando de que ningún envase ni envoltorio termine en la naturaleza pero, mientras eso se consigue, Ternua ha desarrollado un programa de limpieza de basura marina de la que, además, se saca la materia prima para poder fabricar nuevos materiales.

La manera en la que esto se realiza es a través de tres barcos pesqueros especialmente adaptados para esta función que recogen el plástico en alta mar y en la costa vasca. Desde ahí, todo lo recogido se traslada a una planta de reciclaje en Andoáin (Guipúzcoa) donde es procesado para transformar el plástico en fibras de poliéster que serán utilizadas en la fabricación de prendas.

Barrabes
Dyno Seacycle, camiseta técnica confeccionada a partir de basura en el mar

Gracias a este proceso, no solo se consigue limpiar el mar de basura, sino que se evita la utilización de petróleo con todo lo que conlleva de contaminación en la extracción y el transporte. El resultado son unas prendas que mantienen la calidad y la tecnicidad de las realizadas con materiales derivados directamente de las materias primas pero con las ventajas que hemos comentado respecto a la sostenibilidad medioambiental.

Redcycle

Paralelo al proyecto Seacycle existe otro proyecto con las mismas motivaciones y con similares modos de llevarlo a cabo. Se trata de la acción Redcycle que consiste en la recogida y reciclaje de redes de pesca en desuso para convertirlas en prendas técnicas y sostenibles. Así se logra que las cofradías guipuzcoanas de pesca puedan deshacerse de un modo responsable con el medio ambiente y sin costo de sus redes de nailon tras su vida útil.

Las ventajas para el medio ambiente van más allá de la propia gestión como residuo. Las redes de pesca suponían un gravísimo problema medioambiental al quedar abandonadas en los fondos marinos, unas 640000 toneladas según los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente. Animales que mueren enredados, además del daño a los fondos, son solo dos de los problemas que suponen estas basuras en un medio tan frágil.

Solo el primer año del proyecto, en 2016, Ternua recogió 12 toneladas de redes de pesca que fueron transformadas en prendas técnicas. Con el paso de los años y el aumento de la gama de Redcycle de Ternua, el número de kilos recogidos permite ser todavía más optimista en cuanto al reciclaje y la limpieza de los fondos marinos.

Barrabes
Pantalón Ride On de Ternua, con base de redes de pesca recicladas

Además de estos dos proyectos, Ternua tiene otros proyectos interesantes que en el futuro se verán plasmados en una gama que podrás encontrar en Barrabes:

Artileshell

En Ternua supieron encontrar la solución a un problema medioambiental convirtiéndolo en ventaja para el uso en montaña. Las ovejas latxa tienen un censo de aproximadamente un millón de cabezas solo en el País Vasco y se crían principalmente por la leche destinada a la fabricación de queso; estas ovejas están perfectamente adaptadas a la climatología vasca gracias a su lana larga y grasa, inválida para el uso textil tradicional.

El necesario proceso de esquilado de estas ovejas generaba un problema para el pastor que no encontraba una manera de rentabilizar la lana y también provocaba problemas medioambientales ante un recurso no aprovechable y que además no era sencillo de destruir.

Gracias a la investigación y a la tecnología, se logró encontrar un proceso de cardado que, combinado con un tejido exterior e interior que envolvía la fibra resultante, permitía utilizar la lana latxa como aislante natural, transpirable, antibacteriano e hipoalergénico muy útil para las prendas de montaña.

Ternua
Artileshell, la lana usada como aislante

De este modo, además de los beneficios para su uso en montaña, se lograba convertir en beneficio lo que era un problema para el ganadero, evitando la acumulación de residuos y todo ello con las ventajas de la cercanía que consigue no utilizar costosos y contaminantes transportes de una punta a otra del mundo.

Colorcycle

Si curioso es el tratamiento de la lana áspera de la oveja latxa para la confección de material textil de primera calidad, más curioso todavía es la utilización de otra materia prima inesperada para su uso en la tecnología de montaña.

¿Es posible realizar el tintado de las prendas sin utilizar productos artificiales? Lo es, y de un modo bastante original: utilizando cáscaras desechadas de las nueces en las sidrerías vascas. Los datos son claros: 20000 personas visitan las sidrerías vascas cada año y el consumo del postre habitual, las nueces, es de 55 toneladas cada temporada.

Esas cáscaras son transformadas en colorante natural con el que se tintan las prendas realizadas en materiales ecológicos, consiguiendo ropa de montaña sostenible en todos los ámbitos: desde la proximidad de su origen hasta la gestión de residuos.

Otras tecnologías sostenibles de Ternua

No es el objetivo de este artículo, pero no queremos dejar pasar la oportunidad de comentar también tecnologías que no tienen que ver con el material del textil utilizado, sino con las tecnologías aplicadas para hacer las prendas aún más técnicas y sostenibles medioambientalmente. Vamos a mencionar cuatro de ellas:

  • Tecnología Polygiene: Las bacterias que causan el mal olor aprovechan el campo de cultivo perfecto que se crea entre la humedad provocada por la transpiración corporal y el material textil. La manera de evitar que estas bacterias proliferen en nuestras prendas es generar un medio en el que no puedan vivir ni reproducirse. Esto se consigue a través de la aplicación de concentraciones bajas de cloruro de plata (AgCl) que, gracias a sus propiedades antibacterianas y de insolubilidad al agua, permiten un uso no tóxico y respetuoso con el medio ambiente.
  • Ternua
    Tecnologías sostenibles en el textil de Ternua para minimizar el impacto en la naturaleza
  • Tecnología Scafe: Complementario al Polygiene, la tecnología Scafé tiene en las fibras naturales de los restos de café la razón de ser de su uso. Agregadas al material textil utilizado, las fibras provenientes de café absorben el olor provocado por las bacterias y lo hacen indetectable al olfato humano. Entre otras ventajas de las fibras Scafe es necesario mencionar la protección ultravioleta y la capacidad de secado rápido que favorece la transpirabilidad de la prenda.
  • Algodón orgánico: El algodón utilizado por la industria textil sigue unos procesos de blanqueamiento muy contaminantes, además del uso de pesticidas e insecticidas durante su cultivo. El algodón usado por Ternua es orgánico, prescindiendo del uso de contaminantes tanto en el cultivo como en el tratamiento para su uso en la ropa. Además de los beneficios para el medioambiente y para las personas que trabajan en su recolección y tratamiento, el algodón orgánico es más suave y transpirable y no tiene químicos agresivos para nuestra piel.
  • Repelentes PFC-Free: Además de las membranas usadas por las prendas impermeables, al tejido exterior de las mismas se le suele aplicar un tratamiento deperlante que evita la acumulación de agua que hace peligrar la impermeabilidad de la membrana y compromete su transpirabilidad. Estos tratamientos en origen eran realizados con PFC (perfluorocarbonos) una familia de compuestos altamente tóxicos para los seres vivos, incluyendo a los humanos. Además, el uso en material de montaña y la liberación en el medio ambiente provocaba su dispersión en entornos muy frágiles acumulándose en los organismos de la cadena alimentaria. La investigación ha permitido que los repelentes al agua estén fabricandos sin PFC, manteniendo la tecnicidad.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.