Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Portes Gratis
a partir de 49 €

Cintas exprés, lo que necesitas saber para elegir bien

Dos mosquetones unidos por una cinta exprés. No parece que haya mucho más que saber sobre los conjuntos exprés y sin embargo la lista de combinaciones posibles es interminable, así como la cantidad de errores graves y fatales que se pueden cometer por un mal uso.
CAMP
Conjuntos exprés. Diversidad de diseños para cada opción de escalada. Foto CAMP

Las cintas exprés son un elemento esencial en la escalada. Permiten mejorar la unión entre anclaje y cuerda, que hasta el segundo tercio del siglo XX se realizaba únicamente con un solo mosquetón. La existencia de una cinta entre dos mosquetones permite minimizar el roce y, por tanto, realizar largos de mayor longitud, transmitir menos movimiento a los anclajes y evitar al máximo el riesgo de apertura accidental de los mosquetones.

Antes de continuar, te recomendamos que repases el artículo sobre mosquetones de escalada por si no tienes algún concepto claro, aunque los que vamos a nombrar aquí van a ser siempre mosquetones de tipo B sin seguro.

¿Cinta exprés o conjunto exprés?

Popularmente llamamos cinta exprés al conjunto formado por dos mosquetones, habitualmente uno de gatillo recto que va al anclaje y otro de gatillo opcionalmente curvo por el que se pasa la cuerda, unidos mediante una cinta textil cosida. Originalmente el nombre de cinta exprés o cinta express solo hacía referencia a esa cinta textil, pero la costumbre hizo que se impusiera el término a todo el conjunto, aunque todavía hay gente que utiliza (utilizamos) el término conjunto exprés diferenciado del de cinta exprés, ya que técnicamente no son exactamente lo mismo.

Detrás de este invento aparentemente fácil (dos mosquetones unidos por una cinta) existe algo más de desarrollo y diseño de lo que pueda parecer. Por un lado, los ojales por los que se pasan ambos mosquetones son diferentes y así tienen que ser. El hueco por el que se pasa el mosquetón recto se realiza de un modo significativamente más ancho para que el movimiento de la cuerda durante la escalada no afecte a la posición del mosquetón recto, que permanecerá en posición longitudinal, allá donde es más resistente. El mosquetón para la cuerda, sin embargo, se coloca de un modo captivo, atrapado a la cinta exprés por un ojal estrecho que impide su volteo, para que trabaje de modo solidario con esta. De este modo se le obliga a posicionarse también sobre su eje longitudinal, consiguiendo el mismo efecto que con el mosquetón recto aunque con estrategias diametralmente opuestas.

Barrabes
Correcto montaje de un conjunto exprés:
1. Mosquetón para el anclaje
2. Ojal amplio para mosquetón de anclaje
3. Cinta exprés EN-566 UIAA-104 con resistencia mínima 22 kN.
4. Ojal estrecho para mosquetón de cuerda, opcionalmente con goma de bloqueo
5. Mosquetón para la cuerda, opcionalmente curvo

Si montas tú las cintas exprés en los mosquetones es importante que tengas en cuenta esto para no equivocarte y colocarlo al revés. Un poco más adelante, en el apartado de prevenciones de seguridad comentaremos las precauciones que deberemos tomar a la hora de manejar estos elementos.

Longitud de la cinta exprés

Aunque hay casi tantas medidas como cintas expreses, lo habitual es encontrarlas en unas longitudes estandar de 12, 18 y 25 centímetros en su versión cerrada, con la opción de 60 centímetros para escalada alpina. En determinados casos, incluso se pueden realizar alargues de mayor longitud.

Las medidas de 12 y de 18 centímetros suelen destinarse a deportiva sin grandes desplomes, eligiendo las versiones más largas para itinerarios desequipados o grandes clásicas. La elección de una cinta más larga en un anclaje concreto viene determinada básicamente por la gestión del roce, que incomoda al escalar y por la seguridad en caso de caída, ya que cuanto más recta vaya la cuerda más se le permite que absorba la fuerza de choque al detener el “vuelo”.

Barrabes
Conjuntos exprés Shadow de DMM con cintas exprés en 12, 18 y 25 centímetros.

Pero hay más criterios de elección de una cinta de mayor longitud mientras escalamos. Incluso en las rectilíneas vías de escalada deportiva, también podemos encontrar resaltes en la roca que hagan trabajar en cizalladura a los mosquetones por posicionarlos en una peligrosa palanca. En esos casos, deberemos utilizar una cinta de la suficiente longitud para que permita al mosquetón colgar o apoyar libremente en toda su longitud.

Material de la cinta exprés

Entre el material utilizado en las cintas exprés encontramos dos viejos conocidos: nailon (poliamida) o Dyneema (polietileno de peso molecular ultra alto, UHMWPE por sus siglas en inglés). Ocasionalmente también encontramos cintas de poliéster sustituyendo o complementando al nailon o al Dyneema. Dado que el Dyneema es más resistente, permite utilizar cintas mucho más estrechas y ligeras para alcanzar la misma resistencia que la poliamida, lo que las convierte en la opción preferida cuando queremos ahorrar peso y espacio en el arnés.

Barrabes
Photom Wire de CAMP, con cinta exprés de Dyneema. Misma resistencia, menos peso y grosor

Por su parte, los mosquetones son siempre de aluminio, aunque hay algunos modelos en el mercado con refuerzos de acero para descuelgues constantes o para poder usarlas como fin de vía en un top rope. En cintas exprés de rocódromo el mosquetón de la chapa se sustituye por un maillón para mejorar la seguridad, ya que el peso y la velocidad de chapaje no influyen en este caso.

Usos de las cintas exprés

El uso básico y esencial de un conjunto exprés es el de detener una caída en un seguro intermedio, sin embargo no pocas veces las cintas exprés tienen una función de progresión en artificial, sobre todo en vías de varios largos donde es más importante salir por arriba que hacerlo en libre. El no va más de la cinta exprés de progresión en artificial son las cada vez más populares “tramposas”, cintas muy largas y muy rígidas con mosquetones especiales que se cierran al colgar de la chapa y que permiten un chapaje y una progresión en condiciones de menor exposición que los conjuntos tradicionales.

KONG
Las "tramposas" nos ayudan a chapar desde muy abajo. Foto KONG

También deben utilizarse como descuelgues de la reunión para escalar en top rope para no desgastar egoístamente el material colectivo, colocando los gatillos contrapeados (opuestos) de cada conjunto exprés para evitar un error fatal de apertura involuntaria. En ocasiones también se utilizan erróneamente como sustitutos del cabo de anclaje en reposos o reuniones, aunque para estos casos no los debamos utilizar, como te explicamos en el artículo sobre cabos de anclaje homologados.

Obviando estos casos especiales, como ya hemos mencionado el principal uso de los conjuntos exprés es el de unión de anclaje y cuerda en seguros intermedios.

Cintas exprés para escalada deportiva

Para escalada deportiva, encontramos conjuntos exprés muy robustos diseñados para soportar constantes caídas y tener una durabilidad muy grande. Habitualmente utilizan cintas de nailon anchas o incluso muy anchas, que permiten ser agarradas de un modo cómodo cuando estamos montando la vía y no queremos gastar todas las energías en los pasos más duros.

Los mosquetones tienden a ser de gatillo robusto ya que el muelle interior se puede diseñar para que tenga una apertura más fácil -los de hilo suelen ser más duros- y el peso no es determinante cuando vamos a dejar las cintas colgadas para darle varios pegues a la vía. No obstante, la mayor seguridad de los mosquetones con gatillo de hilo en relación a la apertura por latigazo (whiplash) hace que muchos modelos opten por cierres combinados de gatillo macizo para el anclaje y gatillo de hilo para la cuerda.

SCARPA
En deportiva, cinta exprés ancha de nailon y mosquetones de gatillo macizo. Foto SCARPA

Cintas exprés para escaladas clásicas, vías alpinas y hielo

Los conjuntos exprés concebidos para escalada clásica y vías de varios largos suelen estar diseñados para optimizar el peso y el espacio, ya que es habitual que debamos de llevar una cantidad importante de ellos en nuestro arnés o en nuestro portamaterial de pecho. Esto hace la escalada algo más fluida y también se nota en la aproximación hasta la vía y el retorno de la misma.

Por ello, las cintas exprés suelen ser de UHMWPE (Dyneema) de gran longitud y de un grosor bastante fino que permite rentabilizar del mejor modo una buena resistencia con un peso ligero y una buena gestión del roce en itinerarios sinuosos y, además, coloca el mosquetón en la posición óptima de trabajo junto al eje mayor del mismo. No son cómodas para agarrar por su fino grosor y por el material, ya que el polietileno tiende a resbalar bastante. También cabe destacar la propiedad hidrófuga del Dyneema como una característica muy interesante para utilizar las cintas de este material en corredores de nieve y escalada en hielo.

Por su parte, los mosquetones suelen ser de peso muy ligero, con perfil rebajado y gatillo de hilo, y aunque puede haber de tamaño medio o incluso grande sobre todo cuando se van a utilizar en alpinismo o escalada en hielo y debemos manejarlos con guantes, lo habitual es que su tamaño sea bastante minimalista por los motivos referidos de peso y espacio y porque los chapajes no acostumbran a ser tan agónicos como los de escalada deportiva de dificultad. Otro motivo de ser más estilizados, sobre todo en la nariz, es facilitar el chapaje en antiguas plaquetas de buril o en clavos que han quedado muy enrasados con la pared.

Álvaro Lafuente
Cintas largas de Dyneema con mosquetones con gatillos de hilo. Foto Álvaro Lafuente

Aunque significativamente menos demandadas que en el pasado, las cintas disipadoras siguen teniendo gran importancia en la escalada en hielo o la escalada clásica sobre anclajes precarios. En caso de impacto por caída, las costuras de la cinta se desgarran absorbiendo de este modo gran parte de la energía generada en dicha caída. El hecho de su alto precio y que solo tengan un uso es un gran inconveniente para su popularización, unido a que las cuerdas y sistemas de aseguramiento actuales suelen ser bastante dinámicos para minimizar por sí solos una fuerza de choque alta.

Obviamente, estos estándares que hemos descrito no son totalmente cerrados. Podemos encontrar casi cualquier combinación de los elementos que forman un conjunto exprés para adaptarse de la mejor manera a la escalada que vamos a realizar, nuestros gustos personales y a nuestras capacidades en la pared.

Seguridad con los conjuntos exprés

Como todos los elementos de la cadena de seguridad, los conjuntos exprés tienen una serie de instrucciones que es conveniente no saltarse nunca. Nos has leído y escuchado estas recomendaciones de seguridad infinidad de veces, pero no nos cansamos de repetirlas y esperamos que tú no te canses de que te las recordemos. Te enlazamos aquí tres artículos en el que resumimos el mantenimiento que han de llevar tanto los mosquetones como las cintas para un perfecto funcionamiento durante mucho tiempo: cómo cuidar los elementos metálicos de tu equipo de escalada, el artículo en el que explicamos todo sobre cordinos y cintas y el artículo sobre cómo cuidar y mantener los elementos textiles de escalada.

Igualmente, te dejamos aquí un cuarto enlace que no tiene que ver con mantenimiento, pero sí con seguridad. En este artículo hacemos un repaso a los 10 errores más comunes que se realizan con mosquetones para que repases a ver si caes de vez en cuando en alguno de ellos.

Chapaje de dentro hacia afuera.

Los conjuntos exprés están pensados para que el chapaje sea rápido y seguro. En ningún caso la cuerda en tensión debe presionar la parte externa del gatillo porque eso lleva a la apertura del mosquetón y a la salida involuntaria de la cuerda. El modo de evitarlo es que el recorrido de la cuerda que viene desde quien nos asegura pase desde el lado de la pared hacia el lado exterior, es decir, de dentro hacia afuera.

SCARPA
Siempre se ha de chapar para que la cuerda deslice de la pared hacia afuera. Foto SCARPA

Un fallo habitual sobre todo cuando se escala con cintas exprés con cierta flexibilidad es no prestar atención a que la cinta no esté revirada. Si esto se produce, habremos mosquetoneado erróneamente, por lo que conviene cerciorarse de la correcta posición de la cinta y los mosquetones a la hora de chapar.

Utilizar de forma responsable la goma de fijación.

Ya hemos explicado que la abertura donde se aloja el mosquetón curvo, el utilizado para la cuerda, es significativamente más estrecha para evitar su movimiento. La mayoría de las veces las cintas exprés ya vienen con una goma de bloqueo incorporada para reforzar ese trabajo solidario del mosquetón curvo con la cinta y posicionar al mosquetón siempre en la dirección óptima. En el argot escalador a esta goma se la conoce como “calzoncillo” por pareidolia con los primeros modelos que se comercializaron, aunque hoy en día pueden adoptar variadas morfologías e incluso situarse en el interior de la abertura.

Es importante insistir en tres cosas con las gomas de fijación:

  • Es esencial comprobar siempre que el mosquetón pasa por la cinta exprés y no solo por la goma. La goma por sí sola no tiene ninguna resistencia (algún accidente mortal muy conocido fue en un caso así) y solo si es pasado por la cinta puede detenernos en una caída o al colgarnos de ella.
  • Petzl
    Errores fatales al colocar la goma de bloqueo. Gráficos Petzl
  • Solo se colocan en el extremo en el que se coloca el mosquetón para la cuerda, nunca en el extremo del mosquetón para el anclaje. De hacerlo así, se produciría una excesiva rigidez del conjunto exprés que podría girar el mosquetón dentro del anclaje produciendo un peligroso brazo de palanca. Del mismo modo, hay que tener precaución con no confundirnos y chapar el conjunto exprés con el mosquetón captivo destinado a la cuerda, entre otros motivos por el que acabamos de mencionar.
  • Tampoco hay que poner jamás una goma de fijación en aros abiertos, ya que existe la posibilidad de salida del mosquetón cuando se utiliza el aro como cinta de unión en modo recogido.
Petzl
Nunca colocar goma de bloqueo en un aro de cinta. Gráfico Petzl

Orientación del cierre los mosquetones

Cuando la vía no es completamente vertical existe el riesgo de que una caída pendular provoque la apertura del gatillo con la tensión de la cuerda. Esto se evita colocando el mosquetón de la cuerda siempre en dirección contraria al avance de quien lidera la cordada.

Pero no solo el cierre del mosquetón de la cuerda es recomendable que esté en dirección contraria al avance de la cordada; ambos mosquetones de la cinta exprés se han de colocar con el cierre hacia el mismo lado. De este modo se evita el riesgo de que cuando nos desplacemos en travesía o en diagonal, un movimiento de la cuerda voltee el conjunto exprés y el gatillo del mosquetón recto quede apoyado en la chapa, con el consiguiente riesgo de apertura.

Los mosquetones de los conjuntos exprés en escalada deportiva

Cuando estemos probando una vía por encima de nuestro grado máximo a vista, conviene prever qué conjunto exprés colocamos en el paso (o pasos) clave para elegir un modelo con una resistencia y unas características generales más que suficientes para aguantar continuas caídas, evitando los ultraligeros mosquetones de alpinismo.

Mucha precaución con los conjuntos exprés dejados en fijo en vías de alta dificultad. Muchas veces, por ahorro de tiempo y esfuerzo se dejan los conjuntos exprés puestos y el mantenimiento y revisión de los mismos es nulo o deficiente. No sabemos cuánto tiempo llevan ahí ni el estado en el que se encuentran. Los conjuntos exprés puestos en fijo sufren un deterioro severo por la exposición del nailon a los rayos ultravioletas y por el desgaste del metal en los mosquetones colocados en los pasos duros, utilizados como constante descuelgue y a veces utilizados peligrosamente como top rope.

Barrabes
Techos de sectores de dificultad con las cintas en fijo. Mucha precaución con su estado.

Alargues de cintas exprés

En ocasiones, hay que alargar mucho la cinta exprés llegando incluso a realizar una cadena de expreses. Pueden ser los casos de vías tremendamente sinuosas, de desplomes muy pronunciados o en otros casos para facilitar el chapaje o la progresión en A0 del segundo de cordada.

En esos casos la unión nunca podrá ser con dos mosquetones juntos, sino que siempre tiene que haber cinta entre dos mosquetones. La unión de mosquetón con mosquetón provocaría vibraciones muy violentas en el choque de los metales que podría abrir el gatillo y provocar la rotura del mosquetón o la salida del anclaje.

¿Tienes más dudas? ¿Quieres conocer toda la gama de cintas y conjuntos exprés que tenemos para ofrecerte? Pásate por nuestras tiendas físicas o échale un vistazo a nuestra página web y allí podremos atenderte para que tu compra cumpla con todas las expectativas que te habías puesto. Te esperamos.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Tags: Escalada, cintas

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.