¿Qué cuerda necesitas para escalada en pared y alpinismo? Dobles y gemelas

Más allá de la escalada deportiva existen materiales específicos que nos permiten desarrollar nuestra actividad de un modo más eficiente y seguro. Las cuerdas dobles garantizan protección y versatilidad en terrenos menos domesticados y conviene saber elegirlas correctamente.

Álex PuyóCuerdas dobles. La elección para escalada clásica y alpinismo. Foto Álex Puyó

Las cuerdas dinámicas para uso en doble, popularmente conocidas como cuerdas dobles, son la herramienta perfecta para escalada, escalada en hielo y alpinismo y esconden muchas características que debemos conocer para elegirlas del modo correcto para que nos protejan bien y nos duren mucho tiempo.

Cuerdas dinámicas: un breve recordatorio

Tienes toda la información en un extenso artículo sobre las cuerdas de escalada, pero vamos a tratar de resumírtelo aquí suponiendo que ya tienes los conceptos oídos y solo necesitas refrescarlos.

Las cuerdas diseñadas para actividades en las que exista riesgo de caída se llaman cuerdas dinámicas. Están realizadas con unos tratamientos y un trenzado especial que les permite elongarse – esto es, estirarse- hasta un porcentaje muy concreto de su longitud para absorber el impacto que supone frenar una caída.

La medida a la que ha de estirarse una cuerda dinámica no está definida por su límite inferior, solo por el superior y por normativa la elongación no ha de ser mayor del 40% de su longitud sin carga. Esta cifra no es aleatoria. Por normativa han de absorber la cantidad suficiente de energía para que no transmitan más de 1200 daN a los elementos de la cordada (800 daN en el caso de una cuerda de uso en doble cargada a 55 kilos), es decir, a quien va de primero, pero también a quien asegura y a los anclajes de la vía, pero siempre sin estirarse tanto que hiciera peligrosa una caída por ser más larga de lo conveniente corriendo el riesgo de golpear con repisas o incluso contra el suelo.

BarrabesFuerza máxima: 800 daN cada cuerda doble individualmente con una carga de 55 kilos.

La realidad es que la normativa es poco exigente en este aspecto. Una cuerda que transmitiera 1200 daN en una caída provocaría una fuerza de choque extremadamente violenta y las marcas son consecuentes con este dato y rara vez fabrican cuerdas con una fuerza de choque que sobrepase los 900 daN (o 9 kN) en una caída de factor 2. Si estos términos no son claros para ti, te recomendamos que leas este artículo sobre los conceptos factor de caída y fuerza de choque donde los explicamos en profundidad, ya que son básicos para comprender muchas cuestiones de seguridad en escalada.

Así pues, las cuerdas dinámicas se estiran bajo tensión recuperando lentamente su medida original cuando se deja de ejercer fuerza sobre ellas. No tienen pues un comportamiento elástico y sería un error utilizarlas para estos fines.

Insistimos: las cuerdas dinámicas se utilizan para detener caídas y, aunque paralelamente se puedan usar en maniobras relacionadas con la escalada como rapelar o remontar por cuerda fija, existen otras cuerdas más apropiadas para esas funciones como son las cuerdas semiestáticas. Sobre esta categoría de cuerdas, las aconsejadas para espeleología, descenso de barrancos y trabajos verticales, escribimos este artículo en el que explicamos todo sobre las cuerdas semiestáticas.

Clasificación de las cuerdas dinámicas

Las cuerdas dinámicas se subdividen en tres tipos según sus características, que determinan su uso y cómo han de manejarse a la hora de mosquetonearlas. Esta división es:

  • Cuerdas dinámicas de uso en simple: Se utilizan en escalada deportiva o vías de largos con equipamiento de calidad para cordadas de dos personas. Transmiten una fuerza de choque baja o media. Solo se puede utilizar una cuerda por cordada, siendo muy peligroso chapar dos cuerdas simples en el mismo conjunto exprés.
  • Cuerdas dinámicas de uso en doble: Desarrollaremos su campo de trabajo y características en este artículo. Transmiten una fuerza de choque baja o muy baja. Salvo casos muy concretos se usan dos por cordada y pueden chaparse tanto juntas en el mismo conjunto exprés como de modo alterno.
  • Cuerdas dinámicas gemelas: Utilizadas en expedición y ocasionalmente en itinerarios de escalada en hielo. Se usan dos por cordada pero han de chaparse obligatoriamente juntas en cada conjunto exprés, no aceptan chapaje alterno.

¿Cuándo se usan unas cuerdas dobles?

Hay dos características principales que ofrecen las cuerdas dobles que se complementan y que las hacen tremendamente versátiles en diversas actividades: su baja fuerza de choque y la posibilidad de mosquetonearlas juntas o alternas.

Esto hace que la escalada con cuerdas dobles sea la única recomendable para vías de escalada tradicional o itinerarios propios de alpinismo como aristas o terreno glaciar.

BarrabesEn escalada con itinerarios sinuosos o seguros dudosos, siempre cuerdas dobles

La utilización de las cuerdas dinámicas de uso en doble se recomienda cuando se dé alguno de estos casos:

  • Escalada en cordada de tres personas.
  • Escalada de vías que requieran algún rápel cuya longitud sea mayor de la mitad de la longitud total de la cuerda.
  • Escalada de vías con itinerarios sinuosos.
  • Escalada de vías con seguros dudosos o flotantes.
  • En aproximaciones o retornos laboriosos, permiten un reparto equitativo del material.
  • Encordamiento durante travesía glaciar.

Características que debemos de buscar en unas cuerdas dobles

Aquí te vamos a explicar qué es lo que has de tener en cuenta a la hora de elegir tus cuerdas dobles. Intenta en la medida de lo posible que tus cuerdas de uso en doble tengan el mismo funcionamiento, esto es, que sean del mismo diámetro, misma longitud, mismas características técnicas y mismo estado de conservación. Esto se consigue casi siempre con cuerdas de la misma marca y modelo estrenadas y usadas siempre a la vez.

Recordamos así mismo la importancia de un correcto mantenimiento del material textil de escalada (cuerdas y arneses) y cuándo renovar tu material de escalada como ya te explicamos en los artículos que acabamos de enlazar.

Color

Puede parecer algo absurdo, pero en absoluto lo es. Procura que tus dos cuerdas de uso en doble tengan un color bien diferenciado entre ellas ya que tanto a la hora de pedir cuerda a quien te asegure en chapaje alterno como para asegurar a dos segundos es importante tener facilidad para maniobrar con la cuerda concreta que se precise en ese momento.

BarrabesCuerdas del mismo o parecido color pueden ser problemáticas para la escalada.

Longitud

Dos son las medidas habituales para las cuerdas dobles: 50 y 60 metros, aunque en España la medida hegemónica es la de 60 metros por la polivalencia que ofrece a la hora de realizar rápeles más largos y poder saltar reuniones si las circunstancias lo permiten.

Diámetro / peso por metro

Aunque son dos conceptos diferentes, están relacionados entre sí por cuestiones obvias: mayor grosor indica más cantidad de material y, por tanto, mayor peso.

Es esencial conocer el diámetro de la cuerda para saber qué aparato asegurador utilizar y cómo se va a comportar, tanto asegurando como rapelando; la capacidad de frenado está directamente relacionada con el grosor de las cuerdas, además de tener en cuenta otras variables como la energía de la caída o la pendiente del rápel, el peso de quien usa el dispositivo y la capacidad de frenado del aparato.

Fuerza de choque

Dadas las características de la escalada en itinerarios no equipados, conviene transmitir la menor fuerza de choque posible a los anclajes. Esto es válido tanto para aperturas, para escalada tradicional o para escalada en hielo y alpinismo.

BarrabesEn vías con anclajes flotantes elegiremos cuerdas con fuerzas de choque muy bajas.

Números de caídas UIAA

El número de caídas UIAA o UIAA falls es uno de los datos que más confusión genera. La normativa exige que las cuerdas aguanten al menos 5 caídas de factor alto (1’77 en la normativa debido a la forma en la que se prueban) con 5 minutos de tiempo entre ellas antes de romperse, pero contrariamente a la creencia popular un número alto de caídas UIAA no significa ni mayor longevidad ni mayor resistencia.

Otras características interesantes para elegir cuerdas dobles

Tratamientos hidrorrepelentes

Estandarizados por la normativa desde hace unos años, los tratamientos hidrorrepelentes de las cuerdas garantizan mantenerlas secas incluso tras un flujo constante de agua. Esto permite varias ventajas directas, como la de que no aumente de peso ni de grosor y que no se hielen cuando las estamos utilizando para alpinismo o escalada en hielo, pero además tiene otras ventajas secundarias como la de evitar la acumulación de suciedad y aumentar la longevidad de la cuerda. 

BarrabesTratamientos hidrorrepelentes, una necesidad en alpinismo y escalada en hielo

Deslizamiento de camisa

El deslizamiento de la camisa, también llamado efecto calcetín, era un problema que felizmente está solucionado en casi todos los modelos actuales. Con el uso, la camisa de la cuerda se encogía dejando a la vista el alma y obligando a cortar el sobrante.

Actualmente no solo es un problema que solo se da en raras ocasiones, sino que muchas marcas ofrecen sistemas de consolidación entre camisa y alma que le permiten ser seguras incluso tras cortarse un ciclo completo de cuerda.

Porcentaje de camisa

Elige cuerdas dobles con un porcentaje alto de camisa si quieres que duren más, aunque sea a costa de un mayor peso y de una tendencia mayor a engordar conforme envejecen. 

Tratamientos antiaristas

Las estructuras y tratamientos antiaristas estuvieron muy valoradas hace hace años hasta que la UIAA decidió dejar de dar validez al test ya que los resultados en laboratorio no eran concluyentes. Aún así muchos fabricantes siguen anunciando esos tratamientos y algunas marcas están desarrollando métodos de ensayo que sí que podrían ser reproducibles en laboratorio. Por ahora, tendremos que esperar a que dichas pruebas sean admitidas por las normativas para saber la resistencia de una cuerda al corte en aristas.

BarrabesEl mundo de la escalada espera una certificación válida antiaristas.

Número de husos

No es un dato que todas las marcas ofrezcan, pero el número de husos o de hebras viene determinado por el número de bobinas diferentes durante el trenzado de la cuerda y va a indicar cómo se comporta una cuerda respecto a la flexibilidad siendo las cifras más comunes 48 y 40, encontrando en algunas ocasiones también 32. A mayor número de husos, mayor flexibilidad.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Bilbao, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.