Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
BLOG | ENTREVISTAS | 12 de Noviembre de 2003

Carlos Buhler: El hombre tranquilo

Por   | 
- Página 2 de 3 -

A la vista de su trayectoria, se intuye lo que la conversación luego confirma: que este escalador estadounidense -y socio del club oscense Peña Guara- es un ejemplo de tolerancia; sólo el podía hacer tan buenas migas con los escaladores rusos en plena guerra fría, embarcarse en expediciones a macizos aislados que implican un grado máximo de convivencia y logística, y trabajar en equipo como para completar, por única vez, la temible cara Este del Everest.

Foto: Lorenzo Ortas 
A 7160 metros, durante la expedición aragonesa al Baruntse (China), en 1980 

Entonces, ¿tampoco eres contrario al uso de oxígeno?

Pues no, no soy contrario. Verás, eso es igual que cuando vas a pescar, y contratas un guía para ello. El guía te lleva a un lugar maravilloso, a un río remoto, y te dice “Mira, la costumbre aquí es pescar con mosca, no utilizar cebos. Ahora bien, con mosca tienes un diez por ciento de posibilidades de pescar algo; en cambio, si usas cebo lo normal es que vuelvas hoy a casa con tres o cuatro buenas piezas”. Entonces, el pescador puede decidir ser un purista, o puede decidir que lo que quiere es llevarse a casa buenos peces, hacerse una bonita foto con ella, y pensar que ha pagado mucho dinero por llegar hasta allí asi que, pudiendo pescar, por qué correr un alto riesgo de volver con la cesta vacía?. Pues lo mismo con el uso de oxigeno. Es muy improbable que se pueda hacer cima en el Everest, y menos una persona con un nivel de entrenamiento no profesional, que en cambio si puede permitirse el dineral que cuesta apuntarse a una expedición guiada. Que cada cual haga lo que quiera y actúe de acuerdo a sus objetivos y posibilidades.

Entonces, ¿Dónde están los fallos en las expediciones guiadas?

Pues en la falta de trabajo en equipo. Porque una expedición es un trabajo de equipo, pero un grupo de clientes llevados por un guía a un ochomil, es en realidad un conjunto de personas individuales, que no se conocen, y cada una de ellas persigue un logro individual: llegar a la cima, para lo que ha puesto mucho dinero, tiempo y esfuerzo. Imagina la situación: el guía es un profesional. Su labor es que sus clientes bajen vivos de allí, por encima de que hagan cima o no. Y una vez en el campo base, se verá que hay clientes que no tienen ninguna posibilidad de llegar arriba. En ese caso, el guía hará lo posible porque suban lo más alto que puedan; sabe que eso ya será un logro para ellos. Pero otros clientes sí pueden, físicamente, llegar arriba. Entonces el guía les proporciona su experiencia y las facilidades técnicas: los sherpas, el oxígeno suplementario, las cuerdas fijas. Cada cliente va, exclusivamente, a lo suyo. ¿Tú crees que uno de ellos va a parar para ayudar o esperar a otro cliente, que tal vez a su juicio no iba suficientemente preparado? Ellos van a por una experiencia personal que, de no ser por los sherpas, las botellas de oxígeno, los campos montados y las cuerdas fijas, nunca podrían vivir. Eso sí, evidentemente, la experiencia de hacer cima con oxígeno no es igual a la de hacer cima sin él. Como no es lo mismo ascender un tresmil por la normal que escalando su cara más difícil. O hacerlo en verano y en invierno… Es una cuestión de posibilidades y prioridades.

Foto: Lorenzo Ortas 
Carlos Buhler en el Puro de Riglos (Huesca) 

Eso rompe con el mito de la ‘solidaridad montañera’. ¿Es realmente sólo un mito? ¿Es cierto que por encima de cierta cota no hay más que egoísmo?

Bueno, no es cuestión de cota, es cuestión de cada persona. A mi juicio hay, en general pero sobre todo en una expedición a un ochomil, dos tipos de montañeros:
-Por un lado, los que en la montaña se sienten bien y porque vuelven a casa alegres y con el espíritu renovado. El montañismo es su manera de ser. Esa gente es como si llevara unas gafas y vieran el mundo a través de su experiencia y su amor por las montañas. Aprecian cada aspecto de la montaña, desde el paisaje, hasta la emoción, las conversaciones con los amigos… Son gente que volverá con algo positivo aunque no hagan cumbre, y que disfrutarán tanto en un ochomil, como en un tresmil, como en una simple colina.
-Otro tipo de montañero, con otras gafas por las que ver el mundo, es el que aplica criterios empresariales a su vida. Es muy bueno en su trabajo, tal vez organizado, ha vivido avanzando en su carrera y guiado por unos intereses que le llevan por la vida (dinero, posición, una familia, lo que sea). En un momento dado, necesitan nuevos retos y piensan: ¿Cuál es la montaña más alta de la Tierra? Pues quiero subirla, para apuntarme otro logro en mi larga lista de objetivos cumplidos. Y persiguen la cumbre del Everest como quien persigue un diploma. Por eso van al Everest, por ser la más alta, no la mas bella, y no pierden el tiempo ganando experiencia más que la que consideran estrictamente necesaria. Ellos entrenarán con ese objetivo, pagarán para unirse a una gran expedición, y se encontrarán con otros individuos con la misma ambición en el Campo Base del Khumbu. Hay un reto, un objetivo, pero no amor a la montaña.

Pero también hay muertes…

Si, como hay muertes en los accidentes de coche, y no por ello vamos a dejar de conducir. Eso sí, existe un límite: aquellos que, por conseguir sus objetivos a toda costa, ponen en peligro al vida de los demás. Por ello el guía tiene que dejar las cosas muy claras, y que su autoridad en la toma de decisiones no se discuta.

Irónicamente, tu primer ochomil fue el Everest… Por la vertiente del Kangsung, con la primera mundial en la cara este…

Si, y aquello fue un gran trabajo en equipo. Y había ascendido unas cuantas montañas antes. Y te aseguro que nunca he hecho nada tan agotador como aquella ascensión.


Página 2 de 3  -  « Anterior | 1 |  2 |  3 | Siguiente »
Síguenos

Artículos más recientes

¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497
(Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Pagos online segurosPagos online seguros
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
Partner www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo