“Esta tragedia nos ha puesto en alerta sobre el modo en el que se gestionan las expediciones”; Surendra Sapkota, Ministerio de Turismo de Nepal

Son palabras de Surendra Sapkota, responsable de alpinismo del Ministerio de Turismo de Nepal. La exposición de cientos de personas a los riesgos objetivos de una montaña como el Manaslu ha provocado que la caída de un serac afecte a un gran número de personas

Surendra Sapkota, alto cargo responsable de alpinismo del Ministerio de Turismo de Nepal, ha afirmado que esta tragedia “ha puesto en alerta al Gobierno sobre el modo en el que se están gestionando las expediciones”, e intentarán hacerlo de forma que se eviten en lo posible las víctimas. Añade que esto “no es bueno para el montañismo, y tendrá un impacto negativo en el turismo, que es una de nuestras fuentes principales de riqueza.”

El Manaslu es un pico que, si bien carece de grandes dificultades técnicas, tiene unos riesgos objetivos que pueden considerarse como altos. El riesgo de aludes y desprendimientos es uno de ellos. No siempre este tipo de riesgos son previsibles, aunque cuanto mayor es la experiencia y los conocimientos de montaña más fácil es preverlos y evitarlos; en ocasiones son una lotería. Como la caída de un gran serac, o un gran desprendimiento de rocas. El Manaslu, como el Annapurna, está especialmente expuesto a este tipo de circunstancias, ya que sus rutas normales transitan bajo grandes seracs. Quien quiera la cima, tiene que asumir esta exposición, diferente a la previsible de los aludes de nieve reciente.

Pero, como bien decía ayer Simone Moro, un derrumbe así debería alcanzar a 2 ó 3 tiendas. Sin embargo, el desvío tras el cierre de la frontera de Tíbet por parte del gobierno chino de numerosas expediciones comerciales a una montaña de estas características -por la ausencia de tramos muy técnicos en la misma, y su “baja” altitud para un ochomil- ha reunido a más de 400 personas en el campo base. Y entonces todo se multiplica por mucho. Pensándolo bien, con la aglomeración que hay en el Manaslu (casi 400 personas), no parecen excesivos los desaparecidos, si tenemos en cuenta que la avalancha ha arrasado con todo.

Quizás esto sirva para que tanto el gobierno nepalés como las empresas que comercializan este tipo de expediciones reaccionen ante el abarrotamiento que generan en montañas como el Everest o el Manaslu cada año, exponiendo a cientos de personas a un riesgo objetivo muy alto, antes de que en una de éstas los fallecidos superen el centenar.


Tragedia en el Manaslu

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.