Fram: 1ª apertura invernal en un Big Wall en Groenlandia

14 días en la pared, temperaturas por debajo de los -40ºC, solo 7 horas de luz al día...Pawel Haldas y Marcin Tomaszewski abren Fram, la primera escalada de un big wall en invierno en Groenlandia.

Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Información y fotos cortesía de los amigos de la marca italiana Camp

Pawel Haldas y Marcin Tomaszewski consiguen abrir un Big Wall de 700m en Groenlandia, tras 14 días en la pared. Han llamado a la apertura Fram, que en noruego significa “hacia adelante”, como el barco de los legendarios exploradores árticos y antárticos Fridtjof Nansen y Roald Amundsen, y l han graduado como M5, A3, C2.

Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Lo fundamental de esta escalada es que es la primera vez que se escala un big wall en Groenlandia durante el invierno. A la dureza de la escalada hay que sumar temperaturas por debajo de -40ºC y muy pocas horas de luz al día.
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Como era de esperar ante un reto así, todo lo planeado, tanto en cuanto a zonas como a logística, se fue al traste en cuanto llegaron. “De entrada, un guía local nos avisó de que fuéramos a la zona elegida por la situación del hielo en las islas Storoen, Uummannaq y Agpat”. Elegida otra diferente, los Inuits les avisaron sobre la presencia de grandes paredes cercanas que habían avistado durante sus expediciones de caza.

Se acercaron con un pescador local y sus motos de nieve hacia ellas y descubrieron lo que denominan como “un verdadero El Dorado para la escalada. Especialmente una pared de unos 6 kilómetros de ancho y una altura indefinida. Nos enamoramos de ese pedazo de roca helada, Oqatssut en la lengua local”.

Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
El 9 de febrero instalaron sus tiendas en la superficie helada del fiordo, atándola con tornillos de hielo, y al día siguiente, cargados con su material, se encaminaron a la pared. Eligieron la vía desde abajo, nada más verla, y una vez en la pared solo tuvieron que cambiar la elección en la zona alta, al poder elegir entre dos diedros...optando por seguir entre ambos. “En total han sido 14 días de escalada. Los primeros tuvimos temperaturas de -40ºC, y durante nuestra escalada luchábamos principalmente contra el frío. Después de estas jornadas, anunciaron una ola de frío, con temperaturas de -41ºC para abajo, algo raro incluso para la región”, afirma Tomaszewski.

El hecho de que solo hubiera 7 horas de luz al día tampoco les ayudaba, al no permitirles abrir más de 1 ó 2 largos al día, tanto en artificial como en mixto. “Con esas temperaturas, no podíamos ni plantearnos escalar de noche. Estábamos de acuerdo en que nuestra prioridad era no congelarnos y no enfriarnos más allá de un límite aceptable, aunque eso supusiera tardar más días en finalizar la escalada. Pero con la ola de frío, todos los días estábamos en el límite de la congelación en pies y manos. Un segundo de despiste habría acabado con todo”.

Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
El 18 de febrero ya subieron la hamaca hasta el 9º largo, listos para la última parte. Además, es una zona con menos riesgo de caída de piedras que en la zona en donde la tenían instalada, y hay nieve abundante para derretir agua. “A pesar del frío y del viento, la meteo no es mala, así que intentamos avanzar el máximo de metros cada día. Es lentísimo, incluso tedioso. El frío es nuestro principal enemigo. Tan solo un descanso de un segundo durante la escalada y el cuerpo se enfría repentinamente, cortando el calor a los dedos, que hay que calentar una y otra vez”.
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Debido a eso, para evitar los parones, se turna para abrir cada día. Mientras uno, con toda su ropa de abrigo de pluma tanto en piernas como en la parte superior, asegura, el otro, con ropa más ligera, abre. Al día siguiente, al revés. El largo de A3 le tocó a Pawel. No fue lo más complejo, en realidad: encontraron que sus friends del 6 no eran lo suficientemente grandes para algunas chimeneas y extraplomos, en donde tuvieron que hacer “verdaderas acrobacias”.
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Fram, big wall invernal para Haldas y Tomaszewski. Foto: Tomaszewski
Finalmente, una vez llegan a la cumbre, queda aún el descenso rapelando con todo el material. Algo que tenían que hacer muy rápido: se anunciaban vientos de 110 kilómetros por hora y subida de las temperaturas; una combinación letal para el hielo, de presión y empuje de corrientes cálidas por el viento que les habría dejado atrapados allí como en una ratonera. Llegaron justo a tiempo al pueblo, antes de que empezara a derretirse por zonas el agua del fiordo, lo que les habría obligado a esperar una parada del viento, quizás durante días, antes de que volviera a helarse.
Llega el viento y en 24 horas deshiela el fiordo. Foto: Tomaszewski
Llega el viento y en 24 horas deshiela el fiordo. Foto: Tomaszewski
Decidieron llamar Fram a la vía al llegar a cumbre y contemplar lo que había a sus pies. “¡Era bellísimo! Las formaciones de hielo atrapadas en el fiordo eran increíbles, y una nos recordó al barco Fram. ¿Quizás alguna vez estuvo bajo esta pared?.
El FRAM, varado en el hielo marino helado del fiordo. Foto: Tomaszewski
El FRAM, varado en el hielo marino helado del fiordo. Foto: Tomaszewski
Es difícil describir lo que sentíamos, lo que veíamos. Era un instante compuesto de muchos otros instantes vividos en los últimos días, en los últimos meses, incluso durante toda la vida. Es imposible de describir, así que permitid que quede para nosotros”
.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.