Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna coronan los 82 cuatromiles de los Alpes en 80 días

Perenzoni y Castagna se convierten en la quinta y sexta persona en conseguir los 82 cuatromiles de los Alpes en una temporada: 80 días.

Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Nos llegan noticias desde Premana por parte de nuestros amigos de Camp-Cassin: gran actividad realizada por los guías Gabriel Perenzoni (37 años) y Nicola Castagna (26 años), quienes se han convertido en la quinta y sexta personas en ascender todos los cuatromiles de los Alpes en una temporada, tras el esloveno Miha Valiç, los italianos Franz Nicolini y Diego Giovannini, y el suizo Ueli Steck. Castagna también se convierte en el más joven en conseguirlo.
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
De hecho, les ha sobrado mucha temporada, ya que los han realizado en una gran travesía que han denominado “Alta Via 4.000”, en la que solo han empleado medios mecánicos para trasladarse entre grandes macizos lejanos. Una fantástica experiencia llena de alegría, emoción, cansancio, con un final a la altura: sus dos últimos ochomiles fueron el Schreckhorn (4.078m) y el Lauteraarhorn (4.042m), que unieron a través de su cresta, técnica y comprometida, que ambos comparan con la de las Grandes Jorasses. “¡Una culminación digna para esta inolvidable aventura de 80 días! Estamos muy felices…”, afirman nada más llegar al valle.
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Alcanzar todas las cumbres de los Alpes en travesía continua y tan poco tiempo supone algo evidente: hay que crestear, porque ascender y descender por las vías normales lo impediría. Y esto añade mucha dificultad técnica. Por ejemplo, supone escalar la Integral de Peuterey en el Mont Blanc, repetir cima en el Mont Blanc en una impresionante travesía de agujas desde la Cresta Del Brouillard hasta las Grandes Jorasses, o completar la Alphubel-Taschhorn-Dom, entre muchas otras.
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Uno de estos viajes en la vida que, cuando finalizan, parece que te han depositado en otra época: “todo comenzó a principios de mayo con el Gran Paraíso. Parece que fue ayer y la meta aparecía muy lejana... pero ya estamos. ¡No nos lo podemos creer!”
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna
Gabriel Perenzoni y Nicola Castagna, travesía de los 82 cuatromiles. Foto: Perenzoni-Castagna

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.