Nanga Parbat. La expedición andaluza, hacia el campo 2. Malas condiciones meteorológicas

Los expedicionarios andaluces siguen trabajando en el Nanga Parbat, y ya han abierto 1.200m de montaña, e instalado y subido el material de altura al campo 1.

Hacia el campo 1 en el Nanga Parbat. Foto: Expedición Club Alpino Ama Dablam
Hacia el campo 1 en el Nanga Parbat. Foto: Expedición Club Alpino Ama Dablam
Lolo González envía un audio desde el campo 1 del Nanga Parbat, en donde se encuentran los expedicionarios aguantando la nevada que apenas cesa desde que han llegado: “Solo hemos tenido 2-3 días de buen tiempo. El resto, nevando. Ahora estamos en el campo 1, a 5.350m de altitud, que ya por fin hemos abastecido correctamente con todo el material. Ha sido cansado, porque hemos tenido que superar varias veces los 1.100-1.200m de desnivel que hay desde el campo base, abriendo huella por las nevadas”.

En el momento de envío del audio, llevaban dos días dentro de la tienda del campo 1 esperando una mejora prevista que les permitiera empezar a explorar la ruta hasta el campo 2, que piensan situar a unos 6.000m de altitud. “Hemos salido a explorar un poco, y con tanta nieve está problemático. Sobre todo una media ladera de unos 500 metros, en la que nos hemos internado, y que está inestable. Iremos con la mayor de las precauciones, encordados. La idea es encontrar la ruta hasta el campo 2, y después bajar a descansar al campo base, llevamos ya varios días aquí arriba. Todavía nos quedan 24 días de expedición por delante, tenemos tiempo”.

Hacia el campo 1 en el Nanga Parbat. Foto: Expedición Club Alpino Ama Dablam
Hacia el Nanga Parbat. Foto: Expedición Club Alpino Ama Dablam

Expedición del Club Alpino Ama Dablam al Nanga Parbat

Los 5 integrantes de la expedición andaluza al Nanga Parbat - Lolo González, Enrique Osiel, Íñigo Delgado, Sergio Carrascoso y Carlos M. Santafé- se encuentran solos en la montaña, con la única compañía de su cocinero y su ayudante de cocina. Una situación extraña, pero posible por la no menos extraña situación que vive el planeta.

No cuentan con ayuda en la montaña, y ellos abren, equipan y cargan. Su intención es buscar una nueva vía de ascenso hasta las zonas altas de la vertiente de Diamir que evite los crecientes riesgos objetivos de la ruta normal (Kinshofer). En ella, debido al aumento de temperaturas, que provoca cada vez más caídas de piedras y hielo, las condiciones son peores temporada tras temporada. Así que se han internado por el glaciar Diama buscando una nueva alternativa para alcanzar la base de la pirámide somital de la montaña.

Su idea primera es combinar la ruta Messner y la ruta de Elizabeth Revol, con posibilidad de enlazar al final con la Kinshofer. Planteada así, es más larga, y probablemente exigirá 4 campos de altura, pero no se expone tanto a seracs y posibles avalanchas.

Como ocurre en estos casos, en realidad van explorando y encontrando la ruta según avanzan y ven el terreno y las condiciones. Están abiertos a la mejor opción que encuentren.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.