Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
BLOG | | 07 de Marzo de 2002

La Iditarod recoge, un año más, el espiritu de Alaska

Por Angela Benavides  | 

La mítica carrera de mushing se encuentra hoy a mitad de camino, en la mina abandonada de Gripple. Los 64 participantes partieron de Anchorage el pasado día 2 de marzo, con 1.151 millas de camino hasta Nome , en la costa del mar de Bering.

www.iditarod.com 
Los participantes atraviesan casi 1.200 millas de bosque y tundra 

El dos de marzo, las calles nevadas de Anchorage, en el centro-sur de Alaska, se llenaron de periodistas, organizadores, conductores de trineos y, sobre todo, muchos perros. Era el punto de partida de la Iditarod, una mítica carrera que atraviesa Alaska en invierno, a través de montañas, bosques y tundra helada, para llegar a Nome, en la costa occidental del Mar de Bering, y que se encuentra a más de 1150 millas de distancia.

La carrera se completa en un plazo de entre 10 y 17 días. Los cuarenta participantes inscritos en la edición de 2002 tomaron la salida llevando trineos de entre 12 y 16 perros. Ayer llegaron los primeros corredores a la etapa que marca la mitad de l camino se trata de la mina de oro abandonada de Gripple. Los primeros que llegan a este punto se hace merecedores del premio Dorothi Page (la creadora y mentora de la Iditarod) Halfway Award, A estas alturas, ya hay días de diferencia entre unos y otros participantes. Hay que tener en cuanta que, partiendo del recorrido y de los puntos de avituallamiento, cada corredor traza su propia estrategia, horarios, manera de llevar el trineo y motivar a los perros, e incluso el tipo de alimentación para los animales.

www.iditarod.com 
Los primeros corredores ya han llegado a la mitad del recorrido 

El ganador, del premio de mitad de camino, este año, ha sido Martin Busher, que protagonizó una espectacular remontada tras salir en c¡quinto lugar de Ophir, la etapa anterior. Busher recibirá el importe del premio (3.000 dólares USA) en pepitas de oro. Los segundos que llegaron a Cripple fueron Linwood Fiedler y una mujer, Dee Dee Jonrowe, que recibirán, respectivamene 2.000 y 1.000 $ en pepitas. Los nativos de Alaska pueden estar , por el momento, tranquilos, ya que los tres primeros de la clasificación son habitantes de aquellas tierras. Los acérrimos de la Iditarod, aunque favorecen y animan a que participen equipos de todo el mundo, se toman bastante mal que el ganador sea alguien llegado de fuera de Alaska, lo que ha venido ocurriendo, por cierto, en los últimos años: el nativo de Montana Doug Swingley ha ganado las tres últimas ediciones de la carrera, que se suman a su victoria en 1995. Este año, sin embargo, no está en su mejor momento, ya que ocua el puesto número 50.

La ruta de Iditarod conmemora aquella que recorrían hace tiempo los pioneros en Alaska, que llevaban correo y suministros y recogían ,de vuelta, los productos de aquella tierra y el oro de las minas. La ruta unía las ciudades costeras de Sewardy Knik con las minas de Flat, Ophir y Rubi, en el interior, y luego llegaba a la costa oeste del territorio, a las comunidades de Unalakleet, Elim, Golovin, White Mountain y Nome. No había otro medio de transporte posible que los trineos tirados por perros. En 1925, la ruta de Iditarod fue la salvación de la ciudad de Nome, azotada por una terrible plaga de difteria, ya que sólo a través de ella pudieron llegar las medicinas necesarias para combatirla.
La Iditarod sigue, alternativamente cada año, dos recorridos diferentes en su paso por el interior de Alaska, pero la meta es siempre la misma, desde que se estableció como tal (tras algunos ensayos anteriores) en 1973. La salida se fijó en Anchorage en 1983. Sobre todo, es impactante la llegada a Nome del primer y último corredor, a los que se recibe como a héroes. Los mushers participantes son verdaderas celebridades en aquella tierra, y los habitantes de ciudades y aldeas esperan su paso para animarles, lo que también contribuye a que se acreciente la actividad en zonas bastante aisladas el resto del año.


Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)