Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Portes Gratis
a partir de 49 €

Alex Txikon, Simone Moro, Iñaki Álvarez parten el 31 hacia el Manaslu invernal

29 de Diciembre de 2020  |  Deja tu comentario
Con el doble objetivo invernal de los 8.163m del Manaslu y los 7.792m de su pináculo este, Alex Txikon, Simone Moro e Iñaki Álvarez vuelan hacia Nepal.

Alex Txikon, al Manaslu invernal junto a Simone Moro e Iñaki Álvarez. Foto: Alex Txikon
Alex Txikon, al Manaslu invernal junto a Simone Moro e Iñaki Álvarez. Foto: Alex Txikon

Alex Txikon ha presentado en rueda de prensa su expedición Manaslu EKI Fundación, por la cual, y en compañía de Simone Moro e Iñaki Álvarez, se va a intentar la cima del Manaslu invernal y, a ser posible, también la de su pináculo oeste, que con 7.992m es el sietemil más alto del planeta.

Alex e Iñaki- quienes hace ya 20 años que compartieron su primera expedición-, tras pasar las pertinentes pruebas PCR, parten de Bilbao en furgoneta el próximo día 31 de diciembre por la mañana, en compañía de otros miembros del equipo que les van a acompañar durante el trekking de aproximación, y algunos de ellos también en el campo base en temas técnicos. Su destino es Madrid Barajas, en donde tomarán el vuelo que les llevará ese mismo día hasta el enlace de Doha, en cuyo aeropuerto pasarán la Nochevieja.

El día 1 llegarán a Katmandú. Allí tendrán que permanecer 5 días aislados, finalizados los cuales tendrán que pasar un nuevo PCR; si todo va según lo previsto, comenzarán la aproximación a la montaña. “Es lo que más miedo me da”, afirma Alex. “La posibilidad de que un negativo desbarate todo”.

Nuevos miembros en la expedición, y nueva expedición en la montaña

A pesar de que en un principio iban a ser solo los 3 alpinistas los que trabajaran en la montaña, finalmente les van a acompañar Chhepal Sherpa y Kalden Phura Sherpa, viejos conocidos de Alex.

Y Simone Moro da la noticia: no van a estar solos en la montaña, y compartirán la montaña con otra expedición: “Han anunciado su presencia Tenji Sherpa y Vinayak Jay Malla, y colaboraremos. Ya nos conocemos: Tenji era el alpinista sherpa que acompañaba a Ueli Steck en sus intentos alpinos de travesía Everest-Lhotse, etc”, asegura Simone Moro.

Según el de Bérgamo, respeta profundamente las expediciones que van a acudir al K2, “pero a Alex y a mí nos gusta trabajar de otra manera, más solos”. Simone Moro y Alex Txikon se conocen “desde 2003. No solo es cuando hicimos juntos la primera escalada invernal al Nanga Parbat, compartimos muchas cosas, nuestras familias se conocen, yo conozco a todos sus hermanos”, confirma el italiano.

Simone Moro piensa que sus posibilidades en la montaña, como por otra parte es norma en las expediciones invernales, pasan por la meteo: "Si caen 6 metros de nieve, como me ocurrió en 2015 y 2019, cuando ya intenté este ochomil en invierno, es imposible. Al menos sin asumir un riesgo inasumible".

Colaboraciones científicas, expedición sostenible

La expedición cuenta con el apoyo de la Fundación EKI y de Aquadat, colaborando en sus proyectos.

La Fundación EKI realiza instalaciones fotovoltaicas autosuficientes en escuelas y centros de salud de África, formando a los trabajadores locales de instalación y mantenimiento, y monitoreando todos los equipos a tiempo real desde Getxo para evitar problemas. La expedición al Manaslu, como lo fue la del pasado invierno al Everest, no consumirá ningún tipo de combustible en el lugar, abasteciéndose totalmente por medio de un sistema fotovoltaico aportado por la Fundación.

Al finalizar la expedición, los técnicos que viajan con Alex instalarán todo el sistema en escuelas de la zona, que formarán parte desde ese momento de la red monitoreada de EKI.

Los expedicionarios también recogerán datos para Aquadat, para poder medir la presencia de contaminación y microplásticos en la montaña y su agua.

Esta empresa tecnológica se preocupará de que la huella en la montaña sea cero,entre otras cosas, prescindiendo totalmente de las botellas de agua. Según sus estudios, si, por ejemplo, en el Everest en temporada dejaran de consumirse estas botellas, la montaña se ahorraría 125 toneladas de plástico al año, que no solo hay que recoger y gestionar, sino que en algunos casos van a permanecer en ella como basura.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.