Piotr Krzyżowski, cima Everest-Lhotse en dos días, sin O2 ni asistencia

Frente al estilo habitual comercial, Piotr Krzyżowski alcanza la cumbre del Lhotse y el Everest en 2 días, sin O2 suplementario y sin ayuda.

Everest, Lhotse, Himalaya, Expediciones, OchomilesPiotr Krzyzowski, doble cima Everest-Lhotse sin O2. Foto: Piotr Krzyzowski

El polaco Piotr Krzyżowski se encuentra desciendo del Everest, tras conseguir su cima sin oxígeno suplementario, tan solo 2 días después de haber hecho cumbre en el Lhotse. Desde los 8.516m de este último ochomil -alcanzados el 21 de mayo-, bajó hasta el campo 4 del Everest, y de allí, ayer 23, hasta los 8.848 metros del techo del mundo. Las últimas noticias de su equipo le situan de nuevo en el campo 4.

Krzyżowski no solo no usa oxígeno suplementario, sino que tampoco tiene sherpas, sube sin ayuda, y carga él todo su material, suministros y tienda. No sabemos si está usando o no las cuerdas fijas en el Everest; en el Lhotse, no suelen estar colocadas.

En cualquier caso, intentar ser autosuficiente y sentirte en tu estilo en la montaña no es fácil en un campo base como el del Everest. Hasta ahora, siempre a su manera, había ascendido los 5 ochomiles de Pakistán, pero no conocía Nepal. Así contó sus impresiones al llegar al campo base: “Sabía que iba al corazón de la zona más comercial de la alta montaña. Pero yo solo quería escalar el Lhotse. ¿Qué hacía?¿Me rendía? Sé que cada vez hay menos espacio en la alta montaña para gente como yo, que escalamos sin el apoyo de sherpas, sin O2 embotellado, y sin el enorme apoyo de agencias y porteadores de altura.

Cuando llegué al campo base y vi la ciudad sobre el glaciar, con calles llenas de tiendas de campaña, enormes comedores, cafeterías con máquinas profesionales y tiendas VIP privadas rodeadas de verde cesped artificial, me sentí incómodo. La primera noche, durante la cena, cuando cada participante conoció a “su” sherpa, tuve que responder a la pregunta sobre el mío. Cuando respondí que escalaba solo, vi en los ojos de mis interlocutores sorpresa, incomprensión, locura. Quería alejarme de ahí lo más rápido posible, hacer la mochila y adentrarme solo en la pared. Esperaba poder sentirme libre allí, como siempre me pasa cuando estoy en la alta montaña”.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.