Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 39 €
Todas nuestras tiendas están abiertas en su horario habitual, sin cita previa. Consúltalo aquí
BLOG | PREPARACIÓN FÍSICA | 24 de Diciembre de 2003

¿Montaña y niños? La montaña como medio del desarrollo motor.

Por   | 
- Página 2 de 2 -

En el siguiente artículo voy a salirme del tema estrictamente fisioterápico para entrometerme en lo que es el desarrollo fisiológico del niño.
Pero quiero dar un punto de vista basado en la experiencia como fisioterapeuta, así como en los años que he podido salir con niños de, prácticamente, todas las edades por la montaña.


 

De momento hablaré de todas ellas, para ir derivando poco a poco a los beneficios futuros de ese desarrollo meramente motor. A sabiendas de que, como siempre digo, no podemos obviar la globalidad de la persona, y esas tres partes son indivisibles.

A nivel físico, no cabe la menor duda de que estas actividades como trepar, gatear, reptar, saltar, subir, bajar, son algo tan básico como el movimiento en sí mismo. No hay escuela de deporte o escuela de psicomotricidad que no base todo los demás gestos o actividades en todo esto.

El niño, pasará por todo esto, y todas estas actividades básicas enriquecerán sus experiencias motoras. Todas a su vez se retroalimentarán y completarán. Se trabajará elasticidad, fuerza, resistencia, de forma natural, espontáneamente, en la medida en que el niño lo vaya haciendo. El niño seguramente, adecuará más los descansos a lo que su cuerpo realmente le pida. Cuando se vaya convirtiendo en una persona adulta, en bastantes casos, podemos comprobar que “pasamos” de esos periodos de descanso, tan importantes, y que podrán acabar produciendo fatigas, lesiones, desánimo...Todo ello mejorará su esquema corporal, digamos que irá conociendo su cuerpo, su posición en el espacio, velocidad de desplazamiento durante los movimientos, situación de los diversos segmentos corporales en el gesto...todo ello de manera inconsciente y natural.

A la vez, sus diferentes sistemas, aparatos y órganos irán acomodándose a todas las solicitaciones, no sólo de la actividad que nos lleva. En realidad de todo su entorno vital, de su vida.

Los huesos, músculos, arterias, vasos, cerebro....todo irá desarrollándose.
He querido empezar a involucrar el cerebro ( y todo el sistema nervioso en general), pues los aspectos psíquicos también tienen su cabida.
En estas primera edades, el movimiento representa una de las mayores fuentes de información sobre el propio individuo y sobre el mundo que lo rodea. Esto supone que la inteligencia, basa parte de su evolución en dicho movimiento, y que a mayor desarrollo de esta, mejor asimilaremos esas experiencias motrices.

De nuevo todo va a la par y unos recursos sirven para mejorar u optimizar otros que a la vez ayudan a esos primeros. Todo un engranaje matemáticamente encajado.

¿Y que hay del aspecto social?. Pues, cuando un grupo sale a la montaña, y esto lo sabrá cualquiera de ustedes, lectores, se crea un ambiente ciertamente especial.

Foto: Leo Pavelic 

Las ayudas entre ellos, el acomodar el nivel del grupo, tener un objetivo común, donde lo importante es llegar todos bien, crear vínculos de amistad, que en muchos casos resultan ser amistades de por vida. El aspecto social, a mi entender está plenamente representado.

Quizás sea bueno para el niño, hoy en día y con esta sociedad del consumo y las prisas que nos toca vivir, tener esta vía de escape, donde estos esquemas sociales se vienen abajo. Hay otros valores, otras reglas; La amistad, el grupo, están a veces por encima del “yo”, de los intereses personales. Las prisas se someten al disfrute del momento. No es tan importante llegar a un sitio concreto, podemos hacer que el objetivo varíe si nos apetece. Podemos jugar en un marco natural...

Esto, en definitiva, ayudará a formar a la persona a nivel social, completando de esta manera un término muy en boga hoy en día. Esa persona puede tener, mediante la práctica de la montaña (en sus múltiples modalidades) lo que se llama un “desarrollo sostenible”.

Bajo mi punto de vista, una madurez bastante adecuado a todos los niveles, físico, psíquico y social, como debe ser: totalmente paralelos e interrelacionados.

Esto, tiene una lectura posterior, y que es a donde quería llegar. Esta forma de entender, no sólo la actividad física, sino la vida en general, puede hacer de esa persona alguien realmente saludable tal y como hoy en día se entiende. Aparte de las características personales de cada uno, claro está.

Una adecuada madurez física, con un desarrollo correcto de las capacidades físicas, sumado a una forma “sana” de entender el deporte, como un medio de vida, o incluso de mantener un buen estado de salud, y por último, unido al importante aspecto socializante de todo lo anteriormente expuesto, es un buen punto de partida para enfocar un modelo de vida.

Desde luego, es sabido que el deporte es una forma bastante buena de “encauzar” a los niños, adolescentes...hacia la vida adulta. Los hábitos que se instauran a estas edades, suelen tener una repercusión final. Para mí, si además desarrollamos estos juegos al principio, actividades más tarde, en el entorno de la montaña, además ganaremos en respeto al entorno, a las personas, y en definitiva a uno mismo.¿Alguien da más?.

Un saludo y a disfrutar de vuestra salud con vuestro deporte.

OSCAR BALLARÍN PLANA.
AINSA. DICIEMBRE DE 2003.


Página 2 de 2  -  « Anterior | 1 |  2 | 
Síguenos

Artículos más recientes

¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497
(Horario: L a V de 9h a 19h. y S de 9h a 14h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Pagos online segurosPagos online seguros
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
Partner www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo