Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Portes Gratis
a partir de 49 €

Porteadores y sherpas: la otra cara del Himalaya

En el Khumbu, en los valles de Nepal, en Pakistán...la labor de los porteadores que abastecen trekkings, aproximaciones y expediciones es fundamental y, por desgracia, desapercibida. Javier Camacho los recuerda.
Porteador baltí con las Torres del Trango al fondo. Foto: Javier Camacho Gimeno
Porteador baltí con las Torres del Trango al fondo. Foto: Javier Camacho Gimeno
Javier Camacho Gimeno, tras muchas expediciones a Himalaya y Karakorum, dedica este reportaje a los grandes olvidados: porteadores y sherpas.

Texto y fotos: Javier Camacho Gimeno

La otra cara del Himalaya

Desde el inicio de las grandes expediciones al Himalaya hace más de un siglo, y salvo alguna excepción, los nombres famosos que perduran son los de los alpinistas occidentales. En la mayoría de aquellas gestas nunca figuraron, y si lo hicieron se les restó el mérito que les correspondía, aquellas otras personas que estaban detrás de esas épicas ascensiones, fundamentales para su realización gracias a su dedicación y esfuerzo.
Sherpa porteando material al campo 2 del Everest y el Lhotse, 8848 m y 8516 m respectivamente
Sherpa porteando material al campo 2 del Everest y el Lhotse, 8848 m y 8516 m respectivamente
Después de mis muchas ascensiones en Karakorum e Himalaya, quiero que este artículo sirva para rendir homenaje a esos grandes protagonistas “desconocidos” de las montañas, cuyo trabajo fue, y sigue siendo, imprescindible para que la historia se escribiera con mayúsculas en las cumbres más altas del planeta.

Un trabajo durísimo, peligroso, escasamente recompensado y muy mal pagado, realizado todos los años por miles de personas encargadas de equipar y abrir la montaña, subir el material de los alpinistas a los campos de altura, aprovisionar los campos base de las grandes montañas y los lodges en donde se alojan los turistas en los trekkings más famosos y concurridos del Himalaya y el Karakorum, como son los del Everest, Manaslu, K2, Annapurna, Broad Peak y otros.

Sherpa porteando en el Valle del Khumbu
Sherpa porteando en el Valle del Khumbu

Los porteadores sherpas en Nepal

Desde que son unos niños, los habitantes de los valles de las grandes montañas, como el Khumbu, Manaslu, Makalu o Kanchenjunga, aprenden el durísimo trabajo de portear enormes pesos a través de los escarpados caminos que dan acceso a los campamentos base de las grandes montañas.
Mujeres  porteando en el valle del Khumbu grandes cargas con material de alguna expedición al Everes
Mujeres porteando en el valle del Khumbu grandes cargas con material de alguna expedición al Everes
Un trabajo que realizan, tanto hombres y mujeres, niños y ancianos. Larguísimas jornadas de más de 10 horas, salvando en ocasiones desniveles de hasta 1000m en una jornada bajo extremas condiciones climatológicas, y llegando a alturas de hasta los 5.400m o más, como es el caso del campo base del Everest o de algunos pasos y collados de montaña.
Porteadores ascendiendo al campo base del Manaslu
Porteadores ascendiendo al campo base del Manaslu
Amanecer sobre el Manaslu, la octava montaña más alta del planeta, con 8156 m de altura.
Amanecer sobre el Manaslu, la octava montaña más alta del planeta, con 8156 m de altura.
El material del que disponen para realizar su duro trabajo no es el más apropiado. No suelen llevar ropa de abrigo, ni prendas preparadas para la lluvia o la nieve, y su calzado es de mala calidad, llevando en muchas ocasiones chanclas de goma, o yendo en otras incluso descalzos, lo que les produce muchos cortes y heridas en los pies. Tampoco llevan mochilas que les faciliten la carga del peso que tienen que acarrear en sus espaldas, y portean con todo directamente sobre su cuerpo o, en el mejor de los casos, con cestas de mimbre.
Porteador en el Kanchenjunga
Porteador en el Kanchenjunga
Amanecer sobre la impresionante cara Norte del Khanchenjunga tercera montaña más alta del planeta
Amanecer sobre la impresionante cara Norte del Khanchenjunga tercera montaña más alta del planeta
A pesar de que las cosas han mejorado, con límite de peso incluido, esto se aplica principalmente a los grandes profesionales de la altura, y no a los porteadores de “valle”. Ellos cobran en función del peso que portean, una verdadera miseria, por lo que pueden cargarse encima hasta 50 kilogramos de peso.

Por supuesto, no tienen ninguna seguridad ni ninguna cobertura si no pueden trabajar o caen enfermos: si no portean, no cobran. La dureza de su trabajo enseguida les produce lesiones y secuelas en la espalda, las piernas, etc, pero aun así y con todo, para ellos es muy importante poder trabajar en las temporadas de expediciones y trekkings, puesto que tienen pocas posibilidades de ganarse la vida de otra manera.

Porteador sherpa con la espectacular cara sur del Lhotse al fondo.
Porteador sherpa con la espectacular cara sur del Lhotse al fondo.

Los porteadores baltís en el Karakorum

Al igual que en Nepal los sherpas, los porteadores baltís, con su trabajo, han contribuido en silencio, y siguen haciéndolo, a las grandes gestas alpinas de las montañas más altas del planeta, sobre todo en los 4 ochomiles del Karakorum (K2, Gasherbrum I y II y Broad Peak) y el ochomil del Himalaya (Nanga Parbat) que se encuentran en Pakistán.
Portador Balti en el campo del Broad Peak de 8051 m, al fondo el K2 de 8615 m
Portador Balti en el campo del Broad Peak de 8051 m, al fondo el K2 de 8615 m
En el caso de los porteadores baltís, la temporada de trabajo se reduce a los meses de junio, julio y agosto, por lo que para ellos todavía es más importante poder portear todo lo posible durante esa época. Como además suele haber mucho menos turismo en Pakistán que en Nepal, el número de trekkers también es menor.
Porteador Balti en el glaciar del Baltoro, camino del campo base del Broad Peak
Porteador Balti en el glaciar del Baltoro, camino del campo base del Broad Peak
En Pakistán, eso sí, el trabajo está más organizado: tienen establecido un límite de carga, que además es pesado cada día. Además, la subida a los campos base es más suave, ya que el camino sobre el glaciar del Baltoro no tiene grandes desniveles diarios, excepto en el paso del Gondogoro La.

En este país solo portean los hombres y, al igual que en Nepal, no tienen equipación adecuada para soportar las duras condiciones climatológicas. Al no haber construcciones sobre el glaciar, duermen en el suelo bajo tiendas de campaña improvisadas con plásticos.

Porteador Balti, reflejado sobre una laguna glaciar en el campo base del Broad Peak, al fondo en bell
Porteador Balti, reflejado sobre una laguna glaciar en campo base Broad Peak. Al fondo, Chogolisa
Los viajes que realizan suelen ser más largos, puesto que la mayoría de ellos, al no haber lugares ni lodges intermedios, portean todo el trekking hasta el campo base de los grandes ochomiles. Son unos 16 días entre ida y vuelta.
Detalle de las mochilas hechas con barras de hierro que utilizan para cargar el peso.
Detalle de las mochilas hechas con barras de hierro que utilizan para cargar el peso.

Los yakeros en Tíbet

El yak siempre ha sido un animal imprescindible en lugares del Himalaya norte como Tíbet o Ladakh. De él, debido a la escasez de recursos en los áridos altiplanos, se aprovecha prácticamente todo: su carne, su grasa, su piel, su leche, incluso sus excrementos secos son utilizados como combustible. Los nómadas y sus rebaños de yaks viven a gran altura, sobre los 4.000m. Allí, en duras condiciones, establecen sus campamentos y poblados las familias y sus animales.
Yakero preparándose la comida al inicio del treking al C.B del Cho Oyu
Yakero preparándose la comida al inicio del treking al C.B del Cho Oyu
Yakero preparándose la comida al inicio del treking al C.B del Cho Oyu
Yakero preparándose la comida al inicio del treking al C.B del Cho Oyu
Debido a su fortaleza, también es utilizado desde tiempos inmemoriales para, formando caravanas, comerciar con Nepal y otros lugares a través de los altos pasos de montaña. Así que, cuando el montañismo llegó a esas tierras, pronto se vio su gran utilidad para acarrear todo el material hasta los campos base de montañas como el Everest por su cara norte, el Cho Oyu, o el Shisha Pangma.
Campo 1 del Everest por Tíbet
Campo 1 del Everest por Tíbet
En el caso de Tíbet, su uso se está restringiendo ante el avance de carreteras y caminos por parte del gobierno chino. Esta nueva situación está ahogando parte de su economía, ya que los nuevos transportes motorizados están a cargo de empresas chinas.
Montaña sobre el paso Nangpa La, cercana al campo base del Cho Oyu
Montaña sobre el paso Nangpa La, cercana al campo base del Cho Oyu

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.