Agarre y adherencia en las suelas del calzado de montaña: el ejemplo de Salomon Contagrip

Una buena suela de montaña ha de tener varias características, generadas todas ellas por dos variables: el compuesto y la geometría. La combinación de ambas proporcionan, entre otras funciones, el agarre y la adherencia básicas para ir con seguridad y eficiencia a nuestras actividades.



Agarre y adherencia. Los dos pilares de una buena suela de montaña. Foto Salomon

Si nos estás leyendo es porque perteneces a ese grupo de gente montañera que sabe de la importancia de una suela de calidad en tus actividades por la montaña. Quizás has sufrido algún resbalón fatal o, todo lo contrario, has bendecido la construcción de la suela en un momento en el que ya te veías en el suelo.

En el senderismo, donde el terreno puede variar considerablemente en una misma excursión pasando desde senderos rocosos hasta caminos embarrados, el agarre adecuado es fundamental para evitar resbalones y caídas. Las suelas diseñadas con una excelente adherencia y agarre proporcionan una mayor confianza al usuario cuando se enfrenta a condiciones difíciles, permitiéndole concentrarse en disfrutar del paisaje y la experiencia sin preocupaciones.

En el trail running, donde la velocidad y la agilidad son clave, el agarre se convierte en un factor determinante para mantener un ritmo constante y seguro en subidas y bajadas. Las suelas diseñadas para esta actividad están diseñadas para ofrecer una tracción excepcional en terrenos escarpados y accidentados, permitiendo a corredores y corredoras moverse con confianza y precisión incluso en las condiciones más complicadas.

En el montañismo, donde se enfrentan pendientes pronunciadas y terrenos técnicos, la adherencia en la roca desnuda puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una expedición. Las suelas con un agarre óptimo brindan estabilidad y tracción en terrenos alpinos, rocosos y helados, permitiendo a los alpinistas avanzar de manera segura y eficiente hacia su objetivo.

En el mundo del senderismo, el trail running y el montañismo, cada paso cuenta. La diferencia entre un ascenso seguro y uno peligroso está, entre otros muchos factores, en la calidad de las suelas de tus botas o zapatillas de montaña. Más allá de la comodidad y durabilidad del calzado, dos características se destacan como cruciales: el agarre y la adherencia. Estos elementos no solo afectan tu rendimiento, sino también tu seguridad en terrenos variables y desafiantes.

Son dos conceptos que se suelen confundir, pero que conviene tenerlos bien diferenciados para saber exactamente qué es lo que nos va a proporcionar una suela según el tipo de actividad para la que vayamos a destinar nuestro calzado. Veamos por qué son tan esenciales y cómo elegir el calzado adecuado puede marcar la diferencia entre una experiencia satisfactoria y una potencialmente peligrosa.

Agarre: La llave para la estabilidad

Cuando estás en terrenos montañosos, la estabilidad es primordial. El agarre de las suelas es lo que te mantiene en pie en superficies poco estables como nieve, barro o terreno con poca consistencia. La capacidad de las suelas para traccionar firmemente en el terreno depende de varios factores, pero el principal de todos ellos es el diseño del dibujo de la suela.


El agarre es vital en zonas escarpadas e inestables. Foto Salomon


Las suelas con un patrón de tacos agresivo y profundo son ideales para terrenos blandos como nieve polvo o nieve primavera, zonas de barro, terrenos herbosos y humedecidos o zonas de pedreras escarpadas, ya que ofrecen cuanto más penetren los tacos más va a mejorar tu capacidad para no deslizarte sobre esas superficies.

La cantidad de tacos y el espacio entre ellos es otra de las características que va a diferenciar un agarre óptimo de otro deficiente. En ocasiones, la ausencia de tacos o tenerlos muy juntos derivan en problemas de autodrenaje que implican la formación de zuecos de barro o acumulación de piedras u otros elementos sólidos molestos durante la marcha.

Los fabricantes suelen optar por dos zonas diferenciadas de geometría: por un lado, la parte delantera del pie se diseña con tacos preparados para la progresión y el avance, mientra que la zona del talón suele tener unos tacos colocados en sentido contrario a los delanteros que favorecen el frenado durante el descenso. Ciertos modelos de actividades como montañismo técnico, aproximación o vías ferratas incluyen una zona lisa bajo el hallux o dedo gordo del pie para favorecer la adherencia, aunque nos estamos adelantado a esta característica.

Por el lado contrario, una geometría agresiva de suela tiene algunos inconvenientes cuando el terreno no es blando: la superficie de contacto con el suelo duro como roca o asfalto es menor y por tanto se somete a la suela a un desgaste acelerado. Además, la longitud de los tacos nos hace ir más elevados sobre el terreno, lo que afecta negativamente a la estabilidad, por lo que, salvo calzado muy específico destinado a superficies muy concretas, elegiremos una geometría que mantenga un equilibrio entre longitud de los tacos, cantidad y espacio entre ellos y superficie de contacto en la base de los mismos.

No solo afecta la geometría, el material de la suela también debe ser lo suficientemente resistente como para soportar el desgaste constante en condiciones adversas, pero esto lo vamos a tratar ahora en el tema de adherencia.

Adherencia: Manteniendo la conexión con el terreno

La adherencia es otro factor crucial a considerar al elegir calzado para montaña. Mientras que el agarre se refiere a la tracción en términos de movimiento hacia adelante y en el frenado, la adherencia se trata de la capacidad de las suelas para mantener contacto con el terreno en situaciones donde podrías encontrarte con pendientes pronunciadas, superficies irregulares, terreno húmedo o resbaladizo o cambios bruscos en la inclinación del terreno.


La adherencia está relacionada con el compuesto de la goma y la superficie de contacto. Foto Salomon


Si bien el agarre de una suela es algo perfectamente interpretable a simple vista, la adherencia es más difícil de escudriñar ya que depende básicamente del compuesto y eso es algo que los fabricantes, por motivos obvios, no hacen demasiado esfuerzo en dar a conocer. Las suelas con compuestos adherentes utilizan materiales que se fijan mejor a una variedad de superficies, proporcionando una sensación de seguridad incluso en terrenos difíciles e inclinados, siendo el ejemplo más claro los pies de gato de escalada, que con una geometría totalmente plana consiguen una gran adherencia en superficies totalmente verticales o incluso desplomadas.

Además de la calidad de los compuestos, la superficie de contacto influye directamente en la adherencia y la estabilidad. Algunos modelos incorporan características como material blando y adaptable, ranuras de flexión y puntos de apoyo estratégicamente ubicados para mejorar la flexibilidad y el equilibrio al caminar o correr en terreno irregular.

Desgraciadamente, la adherencia suele ser inversamente proporcional a la durabilidad, aunque tenemos que reconocer que en los últimos años, muchas marcas están haciendo grandes esfuerzos en mejorar las cifras de longevidad de estas suelas ultra adherentes con buenos resultado en general.

Al considerar la adherencia, también es importante tener en cuenta el ajuste y la construcción general del calzado. Un buen ajuste garantiza que tus pies estén firmemente sujetos al calzado, lo que mejora la sensación de conexión con el terreno y reduce el riesgo de resbalones o caídas.

El ejemplo de Salomon: suelas Contagrip.

Una de las marcas que más han apostado por estos dos pilares que sostienen la estabilidad cuando caminamos o corremos por la montaña es Salomon. Ya en su anterior nomenclatura explicaban por medio de siglas las características de adherencia y de agarre, pero en la nueva clasificación de suelas directamente opta por explicar en el nombre su principal ámbito de acción.

Contagrip es la denominación que engloba a las suelas que emplea el calzado de Salomon, tanto en lo referente al compuesto como al diseño y geometría de la suela, y su origen está en el I+D de la marca: Salomon investiga, desarrolla, diseña y fabrica de forma exclusiva, y los diferentes tipos de suela Contagrip™ son la combinación del compuesto de la goma y la geometría aplicada para cada actividad.

Hay una suela Salomon Contagrip para cualquier actividad en montaña

Dependiendo de las necesidades, encontraremos variaciones sobre el compuesto y la geometría (mejor para fricción, para barro, para suelo blando, abrasivo, todo uso), de modo que, según el tipo de suela y el tipo de geometría, llevará una codificación u otra.

En este artículo vamos a explicar cómo entender esa codificación. Es muy útil: nos permitirá, viendo el nombre de cada producto, conocer de un vistazo sus características técnicas, y si es el que necesitamos o no lo es.

1. Compuesto

Es una mezcla de 20 elementos diferentes, que proporciona a las suelas sus características de adherencia, durabilidad y funcionamiento a bajas temperaturas. Como mas adelante explicaremos, según las necesidades de terreno y actividad tendrá una respuesta concreta a unas demandas específicas.

2. Geometría y diseño

La geometría de la suela se aplica teniendo en cuenta la biomecánica de la pisada y el tipo de terreno para el que se va a utilizar cada calzado. La estructura de la suela y sus puntos de flexión, así como la forma, tamaño y ubicación de los tacos depende de estos dos parámetros.

En la anterior nomenclatura de Contagrip se especificaban las letras D (Durabilidad), A (Adherencia) y W (Winter) según la característica principal del compuesto, mientras que las letras F (Fricción), T (Tracción) y M (Mixta) hacían referencia a la geometría de la suela. Eso ha cambiado; los nuevos nombres de las suelas son los siguientes:


Nomenclatura de Salomon según compuesto y geometría. Gráfico Salomon

Road: Suelas de carretera

Compuesto: Diseñado para crear una gran fricción en superficies planas y duras como asfalto o aceras.

Geometría: Tacos planos y anchos que ofrecen buen contacto con escasa profundidad y grandes líneas de flexión.

All terrain: Suelas para todo tipo de terrenos

Compuesto: Prioriza la polivalencia, con gran agarre en variedad de suelos y una excelente durabilidad, siendo una excelente opción para senderismo y montaña.

Geometría: Pequeños tacos de profundidad moderada que permiten una excelente versatilidad y equilibrio entre agarre y durabilidad.

Mud: Suelas para barro, nieve y tierra

Compuesto: Goma blanda y adaptable que aporta una gran sensación de agarre en superficies embarradas y húmedas.

Geometría: Tacos profundos para penetrar, traccionar y frenar en el terreno blando y grandes canales de drenaje para evacuar el agua y el barro a cada pisada.

Winter: Suelas alpinas

Compuesto: Adherencia en hielo y roca como premisa principal. Mantiene la flexibilidad incluso a temperaturas bajo cero.

Geometría: Diseños diferenciados de tacos para proporcionar adherencia y agarre en los duros terrenos de alta montaña.

Water: Suelas para medios acuáticos

Compuestos: Prioriza la adherencia en condiciones de humedad.

Geometría: Tacos planos y ranurados cuando se someten a flexión para optimizar la adherencia. Grandes canales de desagüe.

No infravalores la importancia de tus suelas

En resumen, la importancia de las suelas en el calzado de montaña no puede subestimarse. Tanto el agarre como la adherencia son elementos vitales que influyen directamente en tu rendimiento y seguridad en terrenos complicados propios de la montaña.

Al elegir calzado de montaña, presta atención al tipo de suela que ofrece el fabricante y consulta las opiniones de nuestro equipo de asesoramiento en ventas, quienes te podrán explicar sobre su rendimiento en diferentes tipos de terreno. Optar por marcas reconocidas en el mundo del outdoor también puede ser una garantía de calidad en términos de agarre, adherencia y durabilidad.

Esperamos haberte ayudado a entender la importancia de las suelas en el las botas y zapatillas de montaña. Pásate por nuestras tiendas o navega por nuestra web para seguir descubriendo las diferencias entre ellas y las ventajas que te pueden aportar para tu actividad en montaña.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Bilbao, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar este artículo.