Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Portes Gratis
a partir de 49 €

Todo el material técnico de montaña para mujer: diferencias y ventajas

Ropa de montaña para mujer, pies de gato para mujer, arneses, mochilas, botas de montaña para mujer. Explicamos las diferencias que existen, y sus ventajas.

Ropa, calzado, arneses, pies de gato, mochilas...material para mujer. Foto: S. Duerto/Barrabes
Ropa, calzado, arneses, pies de gato, mochilas...material para mujer. Foto: S. Duerto/Barrabes

En este artículo vamos a hablar de las diferencias en diseño y funcionalidad que existen entre parte del material de montaña cuyos modelos disponen de versión masculina y versión femenina.

No vamos a entrar en temas estéticos; vamos a explicar que singularidades tienen las versiones femeninas, y por qué.

Son productos, bien para hombre, bien para mujer, que se intentan adaptar a las características morfológicas y anatómicas de una mujer media y un hombre medio. Lo hacen por cuestiones de seguridad, de comodidad, de prestaciones, etc.

En algunos casos, como explicaremos, los modelos para mujer son fundamentales, incluso por seguridad, como ocurre con los arneses. En otros, como en el caso de la ropa, o las mochilas, favorecerán a casi todas las mujeres. En otros, como es el caso de los pies de gato, o de las tablas de esquí, favorecerán a una mayoría de las mujeres (y a algunos hombres), pero a otras no.

Explicamos producto a producto cuáles son las diferencias entre los modelos de hombre (o unisex) y los de mujer, y qué ventajas traen estos últimos para nosotras. Siempre recordando una cosa: en la montaña, en la naturaleza, comodidad y funcionalidad es seguridad. Si nuestro calzado nos molesta y no se nos adapta, si nuestra ropa técnica tiene puntos fríos por falta de ajuste, etc, al final esa molestia incrementa nuestro riesgo.

Y antes de empezar, una cosa ya sabida: si algo es unisex, es probable que simplemente se trate del modelo para hombre de un producto que no tenga versión para mujer...

Escalada

Arneses para mujer

Un arnés nos tiene que ajustar perfectamente, y sin impedirnos movimientos. En caso de ser pequeño, nos incomodará, y puede que además la cinta para cerrar la hebilla sea demasiado corta (por motivos de seguridad, tiene que sobresalir una buena distancia una vez cerrada). En caso de ser grande, comprometemos nuestra seguridad en caso de caída.

Sabiendo que es fundamental que el arnés sea de nuestra talla y se adapte perfectamente a nuestra anatomía para distribuir bien las fuerzas en caso de caída, es lógico pensar que la mayoría de los arneses que se fabriquen tengan modelo para hombre y modelo para mujer. Porque una de las mayores diferencias entre la morfología femenina y masculina se da en las caderas.

Las características fundamentales de los arneses para mujer son:

  • Puesto que la cintura, en la anatomía femenina, está situada más alta, el cinturón está sobreelevado, para que ajuste sobre ella y no sobre la cadera.
  • Esto hace que haya mayor distancia entre cinturón y perneras, y por tanto los elásticos que los unen son más largos.
  • Puesto que el cinturón apoya entre cadera y cintura, es más ancho, y tiene un ligero ángulo para adaptarse a la zona.

Arnés para munjer Wild Country Mission. Cintura alta y algo angulada
Arnés para mujer Wild Country Mission. Cintura alta y algo angulada

Es importante entender que el que el arnés nos encaje perfectamente es crucial para nuestra seguridad. Por eso, en la mayoría de los casos, a la hora de comprarlo no es conveniente elegir un arnés para hombre, con el cinturón a la altura de nuestra cadera. Algo que, además, también limitará nuestros movimientos.

Pies de gato para mujer

Encontraremos modelos unisex, y modelos que tienen versión para hombre y versión para mujer.

Los pies quizás sean la parte de nuestra anatomía que, exceptuando la talla, menos diferencias muestran entre mujeres y hombres. Y, además, es una las parte de nuestra anatomía que más variedades de formas puede mostrar.

Ahí comienzan los problemas. Porque si cualquier calzado suele dar problemas a quien no tiene un pie, digamos, “estándar”, en el caso de los pies de gato, que tienen que sentar como un guante, la cosa se complica.

En general, los pies de las mujeres suelen ser más estrechos en la zona del talón, con el arco algo más alto, más estrechos en el centro y con la zona delantera algo más ancha. Así que las marcas, al diseñar sus modelos para mujer, tienen esto muy en cuenta. También, por supuesto, comercializan tallas más pequeñas de estos gatos.

Scarpa Vapor W, pies de gato para mujer

Esto beneficiará a la mayoría de mujeres: encontrarán menos huecos vacíos y menos zonas de presión al calzarse los pies de gato, y sus talones no “bailarán”. Pero habrá algunas mujeres que, por la morfología de sus pies, se sentirán más cómodas con los pies unisex o masculinos.

Y al revés también: algunos hombres de talla pequeña eligen estos gatos si se adaptan mejor a sus pies, algo diferentes del estándar. De hecho, hay un famoso novenogradista que, por la forma de sus pies, y por su talla, suele escalar siempre con modelos de mujer.

En caso de duda, elige siempre el modelo para mujer. Normalmente será el que mejor te siente.

Ropa de montaña

Hay costumbre de que la ropa de cualquier tipo -de calle, deportiva, etc- sea específica para hombre o para mujer. En el caso de la ropa técnica de montaña, los motivos obvios por ajuste ante diferente anatomía cobran especial relevancia porque intervienen dos temas técnicos dependiente de él: la agilidad necesaria, y la ausencia de puntos fríos.

Hay cosas como la ropa interior, pantalones, tops, mallas, etc, que no necesitan explicación sobre la versión para mujer. Los pantalones deben adaptarse a cintura y cadera y piernas, algo fundamental para tener comodidad, agilidad, y libertad de movimientos, y como cualquier otro pantalón, un modelo recto no nos serviría . Hay otras menos obvias, como la 1ª capa no ceñida, o la 2ª capa, pero que también son importantes.

Las prendas de montaña de corte recto dejan una zona vacía en el lateral por encima de la cadera, una especie de triángulo de aire que nos dará problemas de frío, porque costará mucho calentarlo y muy poco enfriarlo. También perjudicará nuestros movimientos. Por eso, y no por motivos estéticos, se fabrican entallados en cintura y anchos en cadera, siguiendo nuestra morfología.

Rab Alpha Flash Jacket W, forro polar entallado para mujer
Quizás la tercera capa pueda parecer la que menos diferencias guarda, pero no es así: sigue teniendo los mismos problemas de ajuste y de zonas de vacío que las interiores.

Calzado

Sobre el calzado para mujer, tema de tallas pequeñas aparte, podemos decir prácticamente lo mismo que hemos explicado al hablar de los pies de gato: a diferencia de lo que ocurre con la ropa, un arnés, etc, -materiales en los que es fundamental que existan modelos para mujer, y estos nos favorecen prácticamente a todas-, aquí las diferencias de diseño nos favorecerán a la mayoría, pero no a todas.

En realidad, esto es algo que cada una sabemos: si nuestro pie no se adapta al estándar es algo que conocemos desde siempre, y no vamos a descubrirlo al comprarnos unas botas.

Así que las diferencias son las ya comentadas en el apartado de pies de gato...con un añadido en el tema de las botas altas.

Bestard Tr Quantic W, botas de trekking para mujer
El calzado de montaña para mujer se adapta a la morfología media: los pies femeninos suelen ser más estrechos en la zona del talón (y una bota en la que éste baile es una firme candidata a provocarnos ampollas), con el arco algo más alto, más estrechos en el centro, y con la zona delantera algo más ancha.

Las pantorrillas de las mujeres, normalmente, son más bajas y algo más anchas. Las botas de caña alta suelen tener esto en cuenta, y varían la zona de su cuello para adaptarse.

Material

Mochilas para mujer

Hubo un tiempo en los que una mochila era una cosa plana similar a un saco con tirantes. Pero hoy en día tienen diseños ergonómicos que nos permiten llevar la carga con gran comodidad y sin que se resienta nuestra libertad de movimientos.

Este diseño es mucho más importante de lo que parece, y tiene mucho que ver con la eficacia: contra lo que suele pensarse, para que una mochila se adapte correctamente, entre el 75 y el 85 por ciento de la carga debe recaer en el cinturón. De esta manera se reparte el esfuerzo y el peso por todo el cuerpo; en las mochilas antiguas, prácticamente todo él recaía sobre los hombros, y nos agotábamos mucho más.

Para que el peso se distribuya, y tres cuartas partes de él puedan recaer sobre el cinturón, y no sobre los tirantes, las mochilas -especialmente las de carga, de mayor capacidad- son cada vez más anatómicas: respaldos y cinturones ergonómicos que las convierten en verdaderas prolongaciones de nuestro cuerpo.

Por eso se fabrican modelos de hombre y de mujer en la mayoría de mochilas de carga (y, sin embargo, no en las más pequeñas). Y puesto que buena parte de la carga recae sobre el cinturón lumbar, que tiene que envolver muy bien nuestra anatomía, ahí es en donde encontraremos las mayores diferencias en los modelos de mujer.

  • Son más cortas, ya que habitualmente en la anatomía femenina la cintura está situada más alta
  • El cinturón está elevado, de manera que en lugar de recaer sobre la cadera lo hace entre ésta y la cintura.
  • El cinturón es más ancho, para disipar la presión del peso, al recaer sobre una zona más vulnerable (cintura)
  • El cinturón está angulado hacia afuera, de arriba a abajo, para apoyarse sobre la curva entre cadera y cintura.
  • Los tirantes se desplazan de forma más oblicua, evitando el pecho.
  • Las tallas de respaldos son diferentes, como ocurre con cualquier prenda de ropa o calzado.

En esta foto mostramos, a la izquierda, el respaldo de una mochila Deuter Aircontact para mujer, y a la derecha su modelo equivalente para hombre. Puede apreciarse el cinturón alto y más angulado, y la diferente forma de los tirantes, curvos frente a rectos (que al natural es bastante más pronunciada: es algo que hay que ver en 3D, o mejor, sentir encima, para apreciar realmente).

Mochila Deuter Aircontact para hombre (izq) y para mujer (dcha)
Mochila Deuter Aircontact para hombre (izq) y para mujer (dcha)

Hay que decir que, al acortar las mochilas, para que no lleguen tan abajo en la espalda, las mochilas para mujer suelen tener un litraje ligeramente inferior que el mismo modelo para hombre. Por ejemplo, en Deuter, las mochilas para hombre del sistema Aircontact son Aircontact 65+10, 55+10 y 45+10, mientras que sus equivalentes para mujer son 60+10, 50+10 y 40+10.

Sacos de dormir para mujer

Los sacos de dormir tienen tallas, y son muy importantes, porque el saco tiene que adaptarse a nuestro tamaño lo más posible. Si no, tendremos mucho más espacio que calentar con nuestro calor corporal y por lo tanto el saco será más frío.

Esa es la razón principal por la que existen algunos modelos de sacos de dormir con versión para mujer:

  • Son más anchos en la zona de cintura y más estrechos en cadera, para eliminar zonas frías.
  • Además, debido a que los estudios médicos demuestran que las mujeres son por término medio 5ºC más sensibles al frío, -especialmente en las extremidades, por cuestiones circulatorias- llevan especial protección térmica en la zona de los pies. Suele ser un forro interno de Thermolite.

Esquí

Tablas de esquí para mujer

Suele pensarse que las diferencias entre los esquís unisex y los específicos para mujer es cosmética. Sin embargo, según las marcas y modelos, sí que hay diferencias, que pueden estar relacionadas con su peso, flex, anchura, longitud y posición de la fijación.

  • Son más ligeros, facilitando el paralelo, y aliviando las piernas a lo largo de la jornada. Esto es algo general en la mayoría de modelos.
  • Son menos rígidos que los unisex. Diseñados para tener mayor flex, para que reaccionen más rápidamente aplicando menor peso. Suele haber un 20 por ciento de diferencia en la rigidez, según el tipo de tablas y, sobre todo, según el nivel: iniciación, intermedio, experto. También suele ser general en la mayoría de modelos.
  • Según marcas y modelos, la posición de las fijaciones está adelantada unos centímetros, por el diferente centro de gravedad que suele tener la anatomía masculina y la femenina (suele estar situado más bajo en las mujeres). Esto permite transferir más energía y potencia a las puntas, aumentando la estabilidad y la facilidad de giro. Antes era más común; ahora, por la influencia que tiene en el radio de giro, se limita a algunos modelos.
  • Algunos modelos son más estrechos; las mujeres suelen tener los pies más pequeños, y de esta manera no hay que forzar tanto para cantear. Además, las mujeres suelen pesar menos que los hombres, y no necesitan tanta flotabilidad.
Salomon E S/Force 7 + M10 GW L80 W, tablas y fijaciones de esquí para mujer
Salomon E S/Force 7 + M10 GW L80 W, tablas y fijaciones de esquí para mujer
En realidad, en este caso, lo que las marcas hacen es crear un esquí que puede funcionar con una mayoría de mujeres, mientras que otras preferirán las características de un esquí unisex. Pero al revés también ocurre: si encuentran de su talla, hay hombres que, por su estilo de esquí o constitución, preferirán la ligereza y el flex de una tabla que, en un principio, se hizo pensando en una mujer media.

Diferencias estéticas aparte, quizás lo que las marcas podrían hacer es fabricar tablas de esquí con mayor o menor flex, mayor o menor ligereza, dentro del mismo modelo, sin diferenciar por sexos, y que cada quién eligiera.

Botas de esquí para mujer

Como ya hemos dicho en otros apartados, las principales diferencias vienen dadas porque, en general, las mujeres solemos tener las pantorrillas más bajas y anchas, zona del talón más estrecha, arco algo más alto, y parte delantera del pie más ancha.
Nordica SpeedMachine 95 W, botas de esquí alpino para mujer
Nordica SpeedMachine 95 W, botas de esquí alpino para mujer
En las botas de esquí solucionar estas diferencias suele ser muy importante, porque en una actividad en la que el pie no flexa ni se mueve, cualquiera presión innecesaria, además de incómoda, acaba trayéndonos problemas circulatorios y de frío.

Ya hemos comentado anteriormente que las pantorrillas en la mujer suelen ser más bajas y anchas. Esto es especialmente problemático al usar botas de esquí, por la gran altura de su caña.

  • Caña más baja
  • Más anchas en la zona delantera para evitar presiones
  • Más estrechas en la zona del talón
  • Más altas en la zona del arco

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.