Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
BLOG | ENTREVISTAS | 02 de Mayo de 2000

Antonio Perezgrueso

Por Arancha Vega Rubio  | 

El flamante ganador del premio de la Academia de Televisión Antonio Perezgrueso, cámara del programa de televisión Al Filo de lo Imposible nos cuenta los entresijos técnicos de una expedición.

 
Antonio Perezgrueso durante un rodaje en el Nanga Parbat 

Cuántas veces, mientras observamos un documental de aventura en la televisión nos hemos preguntado cómo se las habrán arreglado los técnicos y los cámaras para acceder a tal o cual sitio cargados, como van, de material electrónico, cables, cámaras...
El cámara de televisión nos da los detalles, mientras se repone de la dolencia que contrajo en Cuba durante la grabación de un documental para Al Filo, de lo que supone la filmación de un equipo trabajando en las condiciones más extremas que se puedan dar en la Tierra.

- El hecho de grabar una ascensión, ¿en qué medida alarga la duración de la expedición?

Lógicamente, cuando vas a hacer una montaña y lo que pretendes es hacer un documental de esa ascensión tienes que contar con que el tiempo que vas a emplear en realizarla va a ser un 50 por ciento más del que se emplearía en caso de una ascensión "normal", sin pretensión de rodar imágenes. Se invierte prácticamente el doble de tiempo.

- ¿Cómo responde una cámara al ser utilizada a tan gran altura?

Lo más alto que he subido en un monte para rodar ha sido en el K-2 (8.611 m), donde llegué a los 7.700 metros. En un principio, las cámaras no están pensadas para trabajar a esas alturas, ni en esas condiciones de temperatura, pero las que nosotros (Al Filo...) empleamos tienen un tratamiento un poco especial, y hasta ahora solamente en condiciones muy, muy extremas las cámaras nos han fallado, pero no es lo normal.

 
Perezgrueso durante un rodaje en el río Zambeze en Zimbaue 

- ¿En qué momento o lugar determinado se os estropearon?

Han fallado más las cámaras en situaciones de frío extremo como por ejemplo en la Antártida, debido a la exposición continuada de las mismas a bajísimas temperaturas. Para que se pueda hacer uno una idea, el rango de trabajo de una cámara de cine profesional va desde los 50 grados sobre cero a los 20 bajo cero. Pero lo normal en la Antártida es que estés todo el tiempo por debajo de los 20 bajo cero, lo que quiere decir que tienes que intentar que a la cámara le afecte el frío lo menos posible, con lo que debes colocarla en un recipiente que conserve o le aporte calor, porque si la mantienes a la intemperie se bloquea y no funciona, que fue exactamente lo que nos ocurrió durante la ascensión al Monte Vinson, durante la expedición que realizamos a la Antártida . Ésta se inicia desde un lugar en el que te dejan las avionetas, algo así como el campo base que se encuentra a la intemperie. Tardamos tres días en hacer la ascensión al Monte desde el campo base porque íbamos rodando. Esos tres días la cámara estuvo sometida a temperaturas muy bajas, y aún así sólo falló el día de la llegada a la cumbre, en el último momento.

- ¿Cómo os las arreglais en esos momentos para seguir con la grabación?

En el caso de la Antártida, a base de imaginación, ya que el frío es tan intenso que no sirve poner la cámara en contacto con el cuerpo dadas sus dimensiones -es una cámara grande, que no te puedes colocar entre la ropa y el cuerpo- y tuvimos que calentarla con un infiernillo, para que cogiera algo de temperatura, se desbloquearan así los engranajes y poder funcionar algo más de tiempo. En los malos momentos hicimos uso del infiernillo para poder salir adelante.

- ¿Funcionais mucho a base de improvisaciones?

En el medio natural en que trabajamos hay que tener unas grandes dotes de improvisación, ser un poco manitas, un poco habilidoso y tener muchos recursos. Por ejemplo, te puede suceder que se te estropee una batería de la cámara, entonces tienes que buscarte la vida para utilizar elementos de esa batería que se te ha estropeado con otra...Hay que apañárselas como puedas para solventar los problemas que vayan surgiendo. Nosotros llevamos una pequeña caja de herramientas para prevenir los posibles fallos que se puedan presentar, pero sobre todo hay que tener un poco de imaginación y grandes dosis de habilidad.

- El montañero que sube a cumbre con la cámara, ¿es aleccionado por ti en cuanto al uso de la cámara?

A los grupos que vienen a trabajar con nosotros lo primero que se hace es enseñarles el manejo de unas cámaras, que no son como la que utilizo yo normalmente, son más pequeñas, más ligeritas y más sencillas de utilizar. A todos los que participan en una expedición nuestra lo primero que se les enseña es a cargar con ella y su funcionamiento. Durante los primeros días en el campo base realizamos prácticas con la cámara: la cargan, la descargan... conectan la batería...es decir, se familiarizan con ella. De todas formas, yo les preparo el material para que el primer rollo no lo tengan que cargar ellos, les preparo el material de filmación y ellos lo único que tienen que hacer es mirar por el visor, enfocar y apretar el gatillo para que la cámara filme.

 
Rodando en las duras condiciones de la Antártida 

- ¿Cuánto tiempo de grabación te permite un rollo de película?

Tan sólo 3 minutos. Es uno de los inconvenientes de este tipo de cámaras -cámaras de cine-, pero intentar que una cámara sea ligera, de fácil manejo y que tenga mucha autonomía es complicado, porque la película tiene un volumen que no se puede reducir. Son rollos de 30 metros y uno de 122 que sería el siguiente en poderse cargar implicaría cuatro veces las dimensiones de la cámara. Si tienes que llevar una cámara que te permita esa autonomía tienes que ampliar la caja negra de la cámara con lo que es más peso, más volumen...es difícil encontrar una cámara de cine ligera, fácil de manejar y que tenga mucha autonomía.

- ¿Utilizais otros formatos, como el video digital, a la hora de realizar grabaciones?

También lo utilizamos, en particular el sistema de video digital DV Cam, que nos permite más autonomía. Además es de muy fácil manejo, muy ligera, la puedes llevar en un bolsillo en contacto con el cuerpo. La misma cámara te da más garantía de funcionamiento.
Técnicamente estas cámaras no están preparadas para trabajar en este medio, su rango de trabajo va desde 0º a 50º... pero aún así, si se conjuga habilidad, cuidado, llevar la cámara en contacto con el cuerpo en un bolsillo, sacarla para hacer el plano que quieres hacer y rápidamente guardarla para protegerla del frío, consigues más autonomía: puedes estar grabando hasta una hora.De todas maneras seguimos prefiriendo utilizar cámaras de cine porque a la hora de transferir esas imágenes a cualquier otro soporte, ya sea video o a compact disc vemos que con el soporte cinematográfico se consigue sacar más información que de un fotograma de video digital. Esa es una de las razones por las que seguimos prefiriendo el cine.

- ¿Puede deteriorarse la película que utilizas con los cambios de temperatura? ¿Utilizas películas diferentes para diferentes momentos del día?

El tipo de película es la misma. Utilizamos una película equilibrada para utilizarla con luz de día, y suelen ser de baja sensibilidad, ya que en los lugares que vamos no nos suele faltar luz... al contrario, lo que tenemos es excesiva luz. También llevamos filtros para corregir la intensidad de la luz, filtros degradados para mejorar suelos, cielos...todo.
También es la misma película en el campo base que en la cumbre. He estado trabajando en el Polo Norte con muchísimo frío, y la película no lleva ningún tratamiento especial para utilizarla en ese medio. Es la misma que se utiliza en el mar, o en la selva, o en la montaña.

- ¿Prefieres las expediciones a la antigua usanza, o las que se realizan en la actualidad, con todo el soporte mediático que llevan?

Yo creo que en el mundo en que vivimos tienes que intentar conjugar las dos cosas. Nosotros hacemos un programa de aventura, y la aventura vende, está de moda y hay mucha demanda de ella. Eso quiere decir que hay mucha gente interesada en ver cómo se va desarrollando una expedición. Esto lo podemos observar ahora mismo en el caso de la expedición de Al Filo al Everest: se está siguiendo por prensa, radio, televisión...El momento de la Historia que estamos viviendo ahora mismo te obliga a conjugar las dos cosas: utilizar todos los medios multimedia que hay para facilitar la información de cómo se va desarrollando la expedición y al mismo tiempo está el tema documental, porque con la tecnología se informa, pero no estás contando la historia que luego vas a contar con el documental.Creo que pueden convivir la forma antigua de hacer documentales, que era aquella en que la gente iba con su cámara, registraba las imágenes, luego las montaba y se pasaba el documental, con el momento actual que estamos viviendo, en que buena parte de las imágenes que se van a ver en un documental se están viendo en el telediario. Creo que el momento en que estamos viviendo nos obliga a trabajar como lo estamos haciendo.

 
Filmando unas imágenes en Torrespaña 

- Esa relación alpinismo-tecnología, ¿le resta dificultad a la escalada, le resta magia?

Lo que no se puede hacer es renunciar a los adelantos tecnológicos y evidentemente, ahora vas al Everest con un teléfono satélite y si hay algún accidente puedes llamar para que un helicóptero rescate a la persona herida. En la época en que Mallory e Irvine se encaminaron al Everest no podían ni imaginarse que algún día se aplicaría esta tecnología, pero creo que ellos tampoco hubieran renunciado a ir a la montaña si hubieran tenido la tecnología que hoy existe. En los diferentes momentos de la Historia se han solucionado los problemas con los medios que ha habido en cada momento.

- Del panorama internacional, ¿qué productoras de documentales destacarías?

Ahora mismo hay dos grandes productoras, que son National Geographic y Discovery Channel y la factoría Al Filo de lo Imposible, que gracias a la televisión pública se puede permitir seguir haciendo programas como el que hacemos. Dentro de este mundillo, como en todos, hay para todos los gustos pero en mi opinión hacemos un producto que puede competir con cualquier productora de cualquier parte del mundo. De hecho, algunos compañeros han vendido documentales al National y el programa de Al Filo ha sido vendido a muchísimas cadenas de televisión, incluso al Discovery Channel, lo que demuestra que en este país hay un producto televisivo de calidad.

- ¿Ves cercana la posible competencia por parte de alguna otra productora española de documentales?

Creo que es difícil, dentro de nuestro estilo, que pueda haber otro programa que pueda competir con Al Filo. La razón está en el alto coste de cada programa de Al Filo. Hoy en día los productores van a la inmediatez, a que la inversión sea lo más rentable posible, y aunque Al Filo es un producto muy rentable desde el punto de vista empresarial, ( después del programa de Félix Rodríguez es el más vendido por Televisión Española ) aún así necesita de una inversión a priori fuerte. Ahora mismo no hay productor que financie una expedición como la del Everest, que con todo el montaje multimedia puede estar en torno a los 60 millones de pesetas tan sólo en infraestructura, luego además está la edición y el procesamiento de la película...Los documentales que resultan de una expedición como la del Everest pueden costar alrededor de 15 millones, y eso es mucho dinero. Por contra, también hacemos otros productos mucho más baratos, que no tienen nada que ver con la "historia" del Everest.
Hoy por hoy, un productor o una cadena de televisión no está por la labor de invertir en un tipo de documental, de producto televisivo como el que hacemos nosotros.


Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)